Un hotel barcelonés recuerda donde Antonio Machado estuvo alojado en 1938

  • El poeta Antonio Machado, de quien se conmemora este año el 75 aniversario de su muerte, ya tiene una lujosa "suite" dedicada a su figura en el hotel barcelonés donde estuvo hospedado durante un mes en 1938.

Barcelona, 12 feb.- El poeta Antonio Machado, de quien se conmemora este año el 75 aniversario de su muerte, ya tiene una lujosa "suite" dedicada a su figura en el hotel barcelonés donde estuvo hospedado durante un mes en 1938.

El Hotel Majestic, fundado en 1918 en el céntrico Paseo de Gracia, ha querido rendir homenaje al poeta sevillano dándole su nombre a la "suite" 901, que cuenta con una terraza privada y servicio de mayordomía de 24 horas.

Machado estuvo alojado junto con su madre Ana, su hermano José, la mujer de éste, Matea Monedero, y sus tres hijas (Eulalia, Carmen y Mary) en la habitación 214, actualmente la 209, sufragado por el Socorro Rojo.

En las paredes de la estancia se pueden ver fotografías del poeta sevillano y de otros escritores, así como reproducciones de una postal dedicada por Picasso a Machado en Collioure (Francia), donde está enterrado el poeta, o un poema machadiano dedicado a Lorca, quien era un cliente habitual del establecimiento, han explicado hoy sus responsables.

En el equipo de música de la habitación se pueden escuchar referencias ineludibles, como el popular disco en el que Joan Manuel Serrat musica los poemas de Machado.

Machado llegó a Barcelona en abril de 1938, después de abandonar su casa de Madrid y haber pasado unos meses en Rocafort (Tarragona), debido a la Guerra Civil española.

En su estancia en el hotel, Antonio Machado conoció al novelista norteamericano Waldo Frank, quien había escrito sobre Machado en 1924, y coincidió con buenos amigos, como el también poeta León Felipe y José Bergamín.

La necesidad de poder trabajar con cierta tranquilidad llevó a Machado a abandonar el ajetreo de un hotel grande en el centro de la ciudad y en tiempos de guerra, para instalarse al cabo de un mes en la Torre Castanyer, en la falda del Tibidabo.

En Torre Castanyer, Machado escribió y recibió visitas de otros intelectuales, sobre todos los domingos, como el filólogo y lingüista Tomás Navarro Tomás, el musicólogo Eduardo Martínez Torner, el filósofo Joaquín Xirau o el médico del poeta, Josep Puche Álvarez.

Machado colaboró además con la revista Hora de España y La Vanguardia y escribió algunos prólogos para libros como "Los españoles en guerra", de Manuel Azaña, o "La corte de los milagros" de Valle-Inclán.

Mostrar comentarios