Miércoles, 27.03.2019 - 02:29 h
Igual que los camiseros de hombres

Valan, las emprendedoras que graban el nombre de las mujeres en sus blusas

Esta firma nació por el sueño de dos amigas de poner en marcha su propio negocio, y su diferencia es que permiten hacer las prendas como quieras.

Valan Store
Valan ha encontrado su nicho de mercado en los grabados de las camisas femeninas

En el imaginario colectivo siempre hemos tenido las camisas masculinas con el típico grabado de las iniciales de su dueño en el bolsillo del pecho o en la parte del cuello, un signo que siempre se ha relacionado con el poder masculino, con prendas personalizadas y hechas a medida para ellos. Pero, ¿y en el caso de las mujeres? ¿A cuántas hemos visto con su nombres grabados en sus blusas? Seguro que a muy pocas. Aunque eso está empezando a cambiar gracias a dos amigas que decidieron emprender en un nicho de mercado que hasta ahora nadie había explotado.

Cristina Costa y Elena Mir son dos jóvenes de 27 años que empezaron su amistad cuando estudiaban en Barcelona Publicidad y Relaciones Públicas. Desde el principio congeniaron y siempre fantasearon con la posibilidad de montar su propia empresa, relacionada con la moda que era su gran pasión, pero la idea quedó aparcada cuando acabaron los estudios. Ambas siguieron su propio camino en solitario formándose en disciplinas como el diseño, la comunicación o el marketing y años después volvieron a juntarse para dar forma a Valan, una marca de ropa personalizable que desde que empezó su andadura en junio del año pasado ya ha facturado 50.000 euros y espera acabar el ejercicio con unos 100.000 euros de ingresos.

Esta joven firma, que vende íntegramente a través de su página web, comenzó de forma muy tímida, testando sus productos en 'markets' y 'popups', como el famoso White Summer de la Costa Brava. En estos encuentros cara a cara con el público, en el que ellas mismas hacían de modelos de su propia ropa, comprobaron que su ropa gustaba y que se agotaba todo, por lo que decidieron arrancar oficialmente hace unos seis meses, en los que "ha ido todo demasiado rápido", reconocen a este medio.

Porque Valan es una de las marcas jóvenes que más suenan en las redes sociales, que es el 'place to be' hoy en día. Lo que no está en redes, no existe. Y Valan está muy presente. Porque las colaboraciones que estas emprendedoras han hecho con influencers como Sara Baceiredo (300.000 seguidores), Teresa Sanz (160.000 seguidores) o Melissa Villarreal (200.000 seguidores) les ha dado una gran popularidad. "El primer día que nos mencionó una influencer, que fue Sara Baceiredo, se nos cayó la web unas horas porque no estábamos preparadas para ese aluvión de peticiones", indican Cristina y Elena, que aseguran que la influencia de estos perfiles es 100% real.

Ver esta publicación en Instagram

🌻🌻🌻🌻

Una publicación compartida de SARA | FASHION & TRAVEL (@sarabace2) el

Así, en estos meses que lleva en marcha, la firma ha recibido más de un centenar de pedidos de sus prendas, con un ticket medio de compra de 70 euros. Blusas, tops, vestidos y bralettes -sostenes a modo de top- que vuelven locas a las seguidoras de estas chicas. Y todo ello personalizable, porque ese es el valor diferencial que estas jóvenes quieren dar en un mercado de la moda saturado por la propuesta clónica del 'low cost' y las tendencias pasajeras. 

Prendas íntegramente 'made in Spain'

Valan, que viene de Valentina -un nombre que apasiona a Cristina y Elena, "pero era muy largo para una marca-, ha encontrado un buen nicho de mercado en la personalización de las prendas. "Las cosas personalizadas cada día se compran más, la gente quiere algo diferente al resto que deje claro que les pertenece", aseguran. Así, pensaron que, al igual que los hombres grababan sus camisas, era hora de que las mujeres lo hicieran también, y dieron forma a un negocio que graba todas sus prendas, excepto los bralettes. 

Pero no solo eso, porque además de poder grabar las prendas -en el pecho y la parte de la espalda, de momento; próximamente también en las mangas-, también se pueden elegir los colores, haciendo que cada prenda sea totalmente única. Valan produce íntegramente en España toda su colección. "La confección la hacen colaboradores externos, pero el diseño y el grabado lo hacemos nosotras", indican las dos emprendedoras, que por el momento no tienen empleados en nómina, aunque prevén aumentar el equipo pronto ante el crecimiento que están teniendo. 

Valan
Blusa de Valan personalizada
Valan
Los brazalettes sirven para completar los looks con sus tops y blusas

Por ello, al apostar por una producción local "con materiales de calidad" que eligen personalmente, sus precios salen del universo 'low cost' y se mueven en una franja superior, con las blusas por una media de 60 euros, tops por 40 euros y bralettes por 30 euros. "Hay que tener en cuenta que cada camisa se hace una por una, no es producción en cadena, y eso tiene que reflejarse en el precio", defienden Cristina y Elena, quienes además acaban de introducir un novedoso sistema de pago en su web.

Se trata de Segura, un método por el que los clientes pueden fraccionar su pago e incluso probar las prendas antes de abonarlas. Esta fórmula da siete días de gracia a los usuarios para que paguen si quieren quedarse el pedido, algo que da mayor flexibilidad a los clientes y también les permite asegurarse de que han recibido lo que querían.

Así, Valan quiere seguir creciendo en 2019 tras la buena acogida que ha tenido su estreno entre la comunidad influencer y todas sus seguidoras. De hecho, van a empezar a trabajar con una agencia de comunicación para alcanzar más visibilidad y profesionalizar el negocio, "que se basa en prueba y error", admiten las dos amigas, las cuales han querido empoderar a la mujer gracias a sus diseños atemporales realizadas con mimo de una forma muy personal.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios