Martes, 16.07.2019 - 23:22 h
"El producto es solo una excusa"

Zocco Handmade, los bolsos de 90€ que ayudan a las mujeres a huir de la pobreza

La empresa puesta en marcha por una estudiante de la Universidad de Mondragón quiere dar herramientas a las mujeres para que sean independientes.

Zocco Handmade
La marca Zocco Handmade da una alternativa a mujeres en riesgo de pobreza

A veces, de los proyectos que surgen en una sala de estudios pueden acabar convirtiéndose en realidad. Y más que en realidad, en un negocio que sirve para ayudar a los demás. Eso es lo que le ha sucedido a June Arrieta, una joven vasca de 23 años que concibió una forma de dar una alterativa de futuro a mujeres en exclusión social mientras estudiaba en la Universidad de Mondragón que hoy es una compañía llamada Zocco Handmade, especializada en complementos, en concreto, bolsos.

Pero cuando hablamos de esta marca no estamos hablando de moda en el sentido más superficial de la palabra. Porque los bolsos de Zocco "son solo la excusa de poder llevar a cabo un proyecto social sin tener que constituir una ONG y depender de subvenciones públicas", explica la emprendedora a este medio. Este proyecto le ha valido un premio de la Universidad Europea de Madrid a jóvenes emprendedores y una mención especial entre todos los galardonados.

La historia de esta marca empezó hace cuatro años. June, que ha estudiado el novedoso grado de Liderazgo Emprendedor e Innovación -conocido como LEINN- en la universidad vasca, comenzó a darle vueltas a la idea mientras cursaba esta carrera que tiene una metodología de enseñanza diferente a la habitual. Los estudiantes no tienen exámenes ni apuntes que estudiar; su aprendizaje se base en el trabajo, haciendo diferentes proyectos empresariales que ellos mismos tienen que poner en marcha.

Y entre esos proyectos que la joven manejó en estos años estaba el de crear una forma de ayudar a las mujeres con pocos recursos a crearse un futuro profesional que les permitiese mejorar su nivel de vida y el de su familia. Así, en ese tiempo fue madurando el proyecto hasta que hace un año constituyó Zocco Handmade como una empresa para poder hacer realidad ese sueño estudiantil. 

Hoy en día, Zocco tiene proyectos en Marruecos y la India -tiene en marcha comenzar pronto el primero en España-, donde tiene a formadores que ayudan a estas mujeres no solo a ganarse la vida, sino también a proporcionarles las herramientas que les permitan ser autónomas en un futuro. Y todo ello a partir de la confección de bolsos, cinturones, cuadernos o correas para la cámara de fotos. Si bien, como resalta Arrieta, esto no es lo importante de la empresa, sino que sirva para que mujeres sin futuro puedan encontrar uno. 

Apoyo del mundo influencer

En concreto, el trabajo del equipo de Zocco con estas mujeres consiste en acudir a sus comunidades y empezar a hablarles del proyecto. "Primero tenemos que contarles todo en presencia de sus maridos y familias para que se convenzan de que el hecho de que ellas trabajen es beneficioso para toda la familia", señala la emprendedora. Así, una vez que las mujeres se animan, entran a formar parte de su equipo, que no solo les proporciona trabajo y un salario, sino también formación

De este modo, la empresa destina a su sueldo el 30% del beneficio que obtiene con la venta de estos artículos que las mujeres hacen a mano. "Además, destinamos el 60% de lo que ganamos a su formación", remarca Arrieta, para quien esto es realmente lo importante. Ya que el objetivo de Zocco no es ser una gran empresa con miles de empleadas en todo el mundo, sino que estas mujeres puedan valerse por sí mismas. "Cuando ya llevan un año con nosotros y han aprendido, pueden dejar la empresa y montar algo por su cuenta o dedicarse a otra profesión, el objetivo es que puedan ser independientes, que alguien les de las herramientas para ello", indica la emprendedora.

Por ello, recalca que los bolsos y complementos que venden -que van desde los 16 euros que cuesta un cuaderno a los 90 euros del bolso más caro- "son solo la excusa para poder financiarnos sin depender de subvenciones públicas". Además, en un momento en el que la ropa es más de usar y tirar que nunca, esta firma pretende "humanizar los productos", con una carta con la historia de la persona que lo ha confeccionado en la etiqueta, para que los clientes sepan quién lo ha hecho y cómo es su vida.

Los productos de Zocco Handmade se pueden comprar en su página web y en algunas tiendas físicas de España (13) y Francia (2). Además, también hacen ventas privadas a empresas. De momento, sus principales clientes son españoles, franceses y alemanes, pero han recibido compras vía web desde Estados Unidos. Algo que les sorprende pero que podría tener una explicación muy lógica.

Porque una de las personas más destacadas que ha apoyado este proyecto es una influencer con casi 300.000 seguidores en Instagram. Se trata de Sara Baceiredo, una joven de Vitoria de 20 años que precisamente estudia en la misma universidad que June el mismo grado y ha apoyado esta iniciativa mostrando sus productos en sus redes sociales, con el efecto llamada que eso conlleva.

Ahora en Portada 

Comentarios