Cáritas Diocesana de Toledo atendió en 2015 a un total de 15.078 personas, un 3% mas que el año anterior

Cáritas Diocesana de Toledo atendió en 2015 a un total de 15.078 personas, un 3% mas que el año anterior
Cáritas Diocesana de Toledo atendió en 2015 a un total de 15.078 personas, un 3% mas que el año anterior
EUROPA PRESS
EUROPA PRESS

Cáritas Diocesana de Toledo atendió a 15.078 personas el pasado 2015, un tres por ciento más que el año anterior, atención que se tradujo en 42.621 beneficiarios. Esta organización contó el pasado ejercicio con 2.200 voluntarios y 93 contratados.

Así ha quedado de manifiesto en la rueda de prensa que el director de Cáritas Diocesana de Toledo, Antonio Espíldora, y el administrador de la misma, Vicente Yustres, han ofrecido para presentar la Memoria Económica del Ejercicio 2015, en presencia del arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez.

La organización diocesana toledana ingresó el referido año un total de 3.911.336 euros y gastó 4.275.536. En materia de ingresos, 1.886.835 procedieron de subvenciones, 921.376 de donativos y colectas, 202.400 euros de venta de mercaderías y 173.667 de las cuotas de los socios. Del total de recursos, el 51,76 por ciento proceden del ámbito privado y el 48,24 del público, ha indicado Yustres.

Así las cosas, en 2015 se invirtieron 4.275.536 euros, siendo el programa de acogida y asistencia, con un millón de euros, el que más inversión supuso; seguido del Programa de Ayuda a Enfermos con VIH-Sida (Hogar 2000) con 830.841 euros. Mientras, a las personas sin hogar se destinaron 535.135 euros, al Área de Empleo 331.946 euros y a la Cooperación Internacional 230.420 euros. Cáritas Toledo gastó también 206.495 euros en personal técnico y 309.740 euros en suministros y mantenimiento de centros.

El administrador ha destacado que el pasado ejercicio se incrementaron los recursos invertidos un 27,98 por ciento respecto al año anterior debido a la puesta en marcha de casi una veintena de nuevos proyectos, abiertos a todas las parroquias de la Archidiócesis.

El responsable de Cáritas ha querido agradecer a las empresas y a los donantes anónimos que han colaborado con las diferentes actividades y programas de la institución, siendo un total de 336 donantes y 640 socios. "Es un número importante pero insuficiente, por lo que es preciso incrementar estas cifras necesitando cuotas fijas para consolidar y avanzar en los proyectos", ha dicho.

40 PROGRAMAS

De su lado, Antonio Espíldora ha explicado que a lo largo de 2015 se desarrollaron 10 áreas de trabajo, que reúnen 40 programas. El perfil de las personas que se atiende corresponde fundamentalmente a familias con edades entre 40 y 50 años, desempleados de larga duración y con hijos a su cargo.

Así, ha destacado los proyectos diocesanos relacionados con el empleo y la economía social, con la vivienda, mujer e infancia, con la formación del voluntariado, con los cristianos perseguidos y las emergencias internacionales.

En materia de empleo se ha referido a talleres de formación, como el huerto ecológico San Isidro Labrador de Toledo, al de camarera de piso o al de ayudante de cocina en Talavera de la Reina, con los que pretenden mejorar la empleabilidad de los usuarios.

Tras aludir al Proyecto Mater, mediante el que se ha atendido a 35 bebés y 150 madres, ha puesto en valor que el Economato 'Beato Cardenal Sancha' en su primer año de funcionamiento haya atendido a 1.800 personas.

En el área de vivienda, el director de Cáritas Toledo ha hablado del Proyecto Bretania, que desarrolla en el barrio de Santa María de Benquerencia, mientras que en materia de cooperación ha aludido a la ayuda destinada a Nepal, tras el terremoto sufrido, así como la construcción de una clínica médica en Alqosh, Irak, que la organización toledana ha sufragado de modo íntegro.

CRISTIANOS CERCADOS POR EL ISIS

Sobre este concreto, el arzobispo de Toledo ha criticado que los cristianos caldeos de esa zona "están un poquitín cercados por el ISIS o como se llame ese estado tan simpático que es el Estado Islámico".

"Son una donación de generosidad a la humanidad", ha ironizado, en referencia al referido grupo que se autodenomina de este modo, agregando que los cristianos que viven en los campos de refugiados de esa zona, reciben ese tipo de ayuda como "un pequeño rayo de esperanza".

Dicho esto, ha puesto en valor el trabajo realizado por Cáritas y ha precisado que esta organización diocesana "no pretende abarcar todo el espectro que una sociedad debe tener respecto a lo más desfavorecidos".

"Ahí están los poderes públicos, que tienen más dinero porque son los que cobran impuestos y los que tienen obligación por la Constitución de que las cosas vayan mejor", ha defendido.

"Nos congratulamos de que los poderes públicos hagan cuanto más puedan por los más pobres, los que no tienen trabajo, los inmigrantes y los refugiados que, aunque llegan con cuentagotas, ahí están y suponen un reto para cualquier sociedad que quiera apreciarse", ha concluido el prelado toledano.

Mostrar comentarios