HRW y políticos colombianos piden a países de OEA reunirse por crisis en Venezuela

La ONG Human Rights Watch y políticos colombianos pidieron este jueves a los países de la OEA reunirse y emitir un pronunciamiento firme sobre la crisis en Venezuela, durante el lanzamiento en Bogotá de un libro del opositor venezolano preso Leopoldo López.

"La situación en Venezuela no puede ser más grave, realmente estamos asistiendo a una situación realmente de crisis", dijo a periodistas José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

"Creo que los hechos hablan por sí solos y exigen un pronunciamiento claro y firme por parte de la comunidad regional: la palabra la tiene la OEA (Organización de Estados Americanos)", agregó.

Vivanco hizo estas declaraciones al asistir -en la sede de la alcaldía de Bogotá- al lanzamiento en Colombia del libro "Preso pero libre" de López, quien paga una pena de casi 14 años de prisión por supuestamente haber incitado a la violencia durante unas protestas contra el presidente Nicolás Maduro que dejaron 43 muertos en 2014.

La oposición venezolana está haciendo presión estos días para activar un referendo revocatorio contra Maduro, en medio del estado de excepción decretado el viernes por el mandatario, quien aduce que sus contrincantes buscan generar violencia para justificar una intervención extranjera.

En medio de la crisis, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, advirtió en una carta abierta a Maduro que se transformará en un "dictadorzuelo" si impide el referendo revocatorio. En tanto, parlamentarios opositores pidieron a ese organismo regional invocar "con urgencia" la Carta Democrática Interamericana para hallar un abordaje regional a la crisis venezolana.

Vivanco dijo que "es indispensable que la OEA invoque la Carta Democrática para responder a las amenzas al orden democrático en Venezuela".

Según el representante de HRW, ese instrumento fue diseñado "precisamente para atender situaciones como la que se está viviendo en Venezuela: un gobierno que acumula todo el poder, que actúa discrecional y arbitrariamente, que detiene sin juicio justo a aquellos que son sus críticos".

"Ante esas circunstancias de total indefensión en que se encuentran los venezolanos creo que es esencial que la comunidad regional actúe y actúe pronto para evitar un desenlace de violencia y de mayores abusos", precisó Vivanco, quien felicitó a Almagro por su "valentía enorme" al responder a Maduro.

El expresidente colombiano Andrés Pastrana, también orador en la presentación del libro de López, celebró igualmente la carta de Almagro a Maduro y aseguró que en ella se hace una "exacta radiografía de lo que está ocurriendo en Venezuela".

Además, Pastrana instó a los países de la OEA a reunirse, porque "solamente con una convocatoria al Consejo Permanente podría iniciarse la activación de la Carta Democrática".

En el lanzamiento del libro de López se dio el inusual encuentro de cuatro expresidentes colombianos: Belisario Betancur (1982-1986), César Gaviria (1990-1994), Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010). Además, como anfitrión asistió el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, y otros políticos locales.

La esposa de López, Lilian Tintori, pidió en el acto que la comunidad internacional se una ante la crisis en Venezuela: "Los derechos humanos nos unen a todos, unen a los pueblos (...) y tenemos que unirnos en la defensa de los derechos humanos y no podemos permitir lo que está pasando".

Sobre la situación en su país, aseguró que "en Venezuela hoy no hay medicinas y no hay comida, no hay insumos médicos, hay un 90% de escasez en insumos médicos, y Nicolás Maduro no quiere permitir un canal humanitario para que pasen las medicinas y la ayuda internacional".

"Le pido, desde Colombia, que abramos un canal urgente de ayuda humanitaria", dijo al mandatario venezolano.

Tintori estará en la tarde de este jueves en un conocido parque del norte de Bogotá recogiendo medicinas para llevar a Venezuela, un país que además sufre escasez de comida y tiene la inflación más alta del mundo (180,9% en 2015 y proyectada por el FMI en 700% para 2016).

Mostrar comentarios