DETENIDAS DOS NIGERIANAS QUE PROSTITUÍAN EN BENIDORM A COMPATRIOTAS CON PROBLEMAS ECONÓMICOS

La Policía Nacional ha desarticulado en Benidorm (Alicante) una organización criminal controlada por dos nigerianas, que prostituían a mujeres de su misma nacionalidad con problemas económicos y que eran explotadas en clubes de alterne y en las calles.
Según informó la Policía, la operación ha concluido con la detención de cuatro personas, dos en Benidorm y dos en Palma. Al mismo tiempo, han sido liberadas en la primera ciudad dos víctimas de la trama de prostitución.
Los arrestados captaban en Nigeria a mujeres muy jóvenes en situación de extrema necesidad con falsas promesas de trabajo digno y bien remunerado en Europa. Las víctimas eran sometidas a rituales de vudú en su país para someterlas y llegaban a territorio comunitario a través de Libia o a través de Egipto.
Una vez en España, las víctimas se encontraban una realidad muy diferente, ya que eran obligadas a ejercer la prostitución en clubes y calles de Benidorm para pagar una ‘deuda’ de entre 40.000 y 45.000 euros adquirida con la organización
DOS GRUPOS
La investigación comenzó a raíz de otra operación llevada a cabo a finales del pasado año. El análisis pormenorizado de toda la documentación intervenida entonces permitió a los agentes descubrir estrechos vínculos entre la organización desmantelada en aquel momento y la desarticulada en esta ocasión.
Esta última estaba formada exclusivamente por ciudadanos de origen nigeriano y sus máximas cabecillas eran dos mujeres, que según se desprende de las investigaciones llevaban dedicándose profesionalmente a la explotación sexual de mujeres de su misma nacionalidad desde hacía años. Estaban sumamente especializadas en este tipo delictivo y adoptando incluso medidas de seguridad para evitar ser descubiertas por la Policía.
Cada una de ellas controlaba su propio grupo de mujeres, aunque compartían tanto infraestructura como logística. Alojaban a las víctimas en las mismas viviendas y utilizaban los mismos vehículos y personas para trasladarlas y controlarlas en el ejercicio de la prostitución.
Además, se trataba de una organización de marcado ámbito internacional, con contactos en Dinamarca y Francia principalmente, además de en los distintos países por los que pasaban las víctimas desde Nigeria hasta España.

Mostrar comentarios