Jueves, 23.11.2017 - 05:21 h

Elena Alfaro: "No se puede pedir a los padres que sean héroes y que se recorten aún más para comprar libros de texto"

  • "Si la educación es obligatoria, ¿por qué tenemos que pagar todos los años libros cuyos contenidos apenas varían?". Así razona una madre en lucha contra los elevados costes de los libros escolares.
  • Elena Alfaro cuenta sus esfuerzos y argumentos para cambiar este sistema que supone un duro varapalo económico a las familias cada mes de septiembre.
Elena Alfaro lleva reunidas más de 260.000 firmas para que se reutilicen los libros de texto

"Estoy feliz porque por primera vez en muchos años no he tenido que pagar los libros del colegio". Habla una madre española de cuatro hijos. Pero no se hagan ilusiones. No vive aquí, sino en el estado de Nueva York.

Si viviera en Francia, Alemania, Italia o Noruega, esta madre podría expresarse de igual modo. "Sería lógico que sucediese lo mismo En España: si consideramos fundamental que los niños estén escolarizados y estudien libros de texto, debemos facilitárselos a todos". Así piensa Elena Alfaro, madre de dos hijas que hace un año decidió pedir al ministro Wert, a través de la plataforma change.org, "un precio justo para el precio de los libros".

Está respaldada por buena parte de la opinión pública, por millones de padres y por casi 300.000 ciudadanos que han secundado su propuesta en change.org. Ha logrado que el Congreso tenga que debatir en algún momento una propuesta sobre el tema.

Pero no le ha resultado nada fácil su singladura de este último año. Ha peleado con la administración y soportado algunos comentarios hirientes, como el que le tiene algo molesta al inicio de esta entrevista.

¿Por qué esta enfadada?
Acabo de venir de la radio, y me han preguntado por un comentario de alguien que decía: "Los padres deberían preocuparse más por los libros de texto cuando están de cañitas en la playa". Esas expresiones me superan...

¿Acaso no es cierto que gastamos más en ocio que en educación?
Es posible, pero que vistan de ética el cumplimiento de una obligación injusta hace me lleven los demonios. ¿Quién esa persona para juzgar a muchos padres, que también los hay, que se recortan de lo fundamental para dar lo mejor posible a sus hijos?

¿Por qué dice que es una "obligación injusta" comprar libros de texto?
Si la ley exige escolarizar a los niños, el Estado debe proveer de los materiales necesarios para su educación en centros de financiación pública. Es por una cuestión de justicia y de igualdad: no todos los padres pueden invertir tantísimo dinero en los libros de sus hijos. No se les puede exigir que se recorten aún más, que se comporten como héroes para cumplir las leyes. ¿Eso le piden a una madre de familia que gana 500 euros y tiene tres hijos? Es una verguenza, por Dios.

"A LOS PADRES NO NOS FALTAN GANAS DE PLANTARNOS Y NEGARNOS A COMPRAR LOS LIBROS, PERO..."

Si esto es así, ¿por qué no se oyen más protestas de padres?
Muchos de ellos están indignados. No nos faltan ganas de plantarnos y negarnos a comprar los libros. Pero al final no lo hacemos por una razón evidente: nadie quiere dar un paso que pueda perjudicar a sus hijos.

¿Usted tiene dificultades para pagarlos?
No, no es mi caso. Quizá por este motivo me siento más libre para protestar.

¿Y no sería mejor olvidarse del papel, que está quedándose anticuado?
En esta batalla me he encontrado con posiciones de lo más variopintas: desde ultraliberales que quieren llevar a sus hijos a escuelas sin libros a otros que quieren que el Estado lo controle todo. Otros prefieren apostar por las tablets, otros sólo quieren atizar al Gobierno… Desde todo el arco ideológico me dicen que hay soluciones mejores.

¿Y usted qué responde?
Que la mejor forma de perder una guerra es librar todas las batallas a la vez. Yo no puedo acometer mil ideas al mismo tiempo, por muy estupendas que sean. Tampoco debe emplearse tanto tiempo en soluciones utópicas que sólo sirven para retrasar "sine die" una solución eficaz. Cuando la gente se pone a arreglar el mundo, o empieza a divagar sobre los peces y la caña de pescar, yo les contesto que el colegio empieza en septiembre. Y que mientras una persona aprende a pescar, también tiene que comer. Así de simple.

"NI PP NI PSOE ME HICIERON MUCHO CASO"

¿Con cuántos partidos políticos ha habado?
Lo he intentado... ¡creo que con todos!Estuve persiguiendo mediante mails a Sandra Moneo, que es portavoz de la comisión de Educación en el Congreso del PP. Tras muchos intentos, me recibió y escuchó amablemente, pero salí con la sensación de que aquello no iba a terminar en ningún lado. La verdad es que en el Congreso empecé a enterarme cómo funcionan las cosas. Yo antes era virgen en estas luchas.

¿Qué tal con el PSOE?
Con el PSOE lo intenté por email, primero enviándoles la propuesta a personas de la Federación Socialista de Madrid (mi ciudad) y luego como a todos los miembros de la comisión de educación, enviándoles el borrador de enmienda y normativa. No tuve éxito.

¿Y los demás partidos?
Carlos Martínez Gorriarán, de UPyD, sí mostró una actitud favorable y me pidió que elaborase un borrador de enmienda que finalmente, con la ayuda de muchos amigos, se convirtió en una proposición no de ley. Se presentó en diciembre de 2012 y está pendiente de debatirse en el Congreso. Con IU no conseguí hablar; tampoco con los nacionalistas de PNV y CiU.

¿Cómo funciona el sistema de libros escolares en otros países de nuestro entorno?
Sólo España y Portugal son los únicos países que cargan sobre las familias el coste de los libros de texto. En Irlanda lo hicieron hasta 2004, cuando comenzaron a implantar la reutilización. El resto de los países tienen bancos de libros o sistemas parecidos.

¿También en EEUU?
También. Tengo una amiga con cuatro hijos que acaba de emigrar a Nueva York y me dijo lo siguiente: "No me lo puedo creer; estoy feliz porque por primera vez en mi vida no he tenido que comprar libros de texto". Quién lo diría, en el país más capitalista del mundo nos dan sopas con hondas... Ahora bien: si deterioras un libro lo pagas ipso facto. Allí son inflexibles en eso.

¿No habría que hacer lo mismo en las universidades?
En nuestra propuesta se pide una introducción paulatina de este sistema en la educación post-obligatoria, sobre todo en bachillerato. Pero ya estamos hablando de etapas que no son obligatorias. No es como en primaria o secundaria, donde los niños deben estudiar con libros.

"ES ILUSO PENSAR QUE EL ESTADO PUEDE FINANCIAR TABLETAS EN ESTOS MOMENTOS"

¿Por qué no imponer ya una tableta y que los niños lean sus libros ahí?
Sería estupendo disponer de mas herramientas en las aulas, pero es iluso pensar que su uso puede generalizarse a todo el mundo en este momento. Soy fan de la tecnología, pero sé lo que cuesta el aparato, los seguros, cablear cada colegio para disponer de internet fluido en todas las aulas, la capacitación de los profesores y de los padres… no se trata de comprar la tableta sin más. A día de hoy, el Estado no puede financiar eso.

Pero los libros serían gratis, ¿no?
De eso nada. Mira lo que ha ocurrido en la Comunidad Valenciana: van a hacer un experimento para cambiar los libros de papel y pasar a contenidos digitales, pero las familias seguirán soportando el coste de la tableta y de los libros, que además tendrán licencias limitadas. En lugar de pensar cómo garantizar todo lo relativo a la educación, parece que estén pensando cómo crear otro negocio más lucrativo. Ahí no juego.

Sigue @martinalgarra

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios