Acérrimos partidarios conmemorarán centenario del natalicio de Pinochet en Chile

  • Unos 400 partidarios del fallecido dictador Augusto Pinochet conmemorarán el miércoles el centenario de su natalicio, convocando a los más fervientes adherentes del "pinochetismo", una corriente con muchos detractores pese a que una parte importante de la sociedad chilena sigue defendiendo.

El centenario se conmemorará con una misa en la capilla de la hacienda de Los Boldos, en la costa central chilena, donde yacen las cenizas del dictador, que murió hace nueve años.

La ceremonia está organizada por la Fundación Presidente Pinochet y el pequeño partido político en formación Por mi patria, liderado por el nieto del dictador que lleva su mismo nombre, y que aspira a convertirse en el líder de un movimiento que hoy no convoca a casi ninguna figura pública ni tiene voceros.

No hay más celebraciones populares previstas.

"Vamos porque somos agradecidos. El general Pinochet salvó a este país", dice a la AFP uno de los participantes de la reunión, que pide no mencionar su nombre por temor a las represalias.

Quienes participarán de esta conmemoración pertenecen al llamado núcleo duro del "pinochetismo", un grupo pequeño de nostálgicos de una obra que creen no ha sido lo suficientemente reconocida y que consideran "malagradecidos" a los políticos de los partidos de derecha que hoy reniegan del régimen.

A 25 años del fin de su dictadura, declararse "pinochetista" es políticamente incorrecto en Chile, pese a que todavía gran parte de la sociedad valora el legado político y sobre todo económico del régimen: una economía de libre mercado a ultranza que dejó en manos privadas la salud, la educación y las pensiones.

"Los pinochetistas acérrimos que van a celebrar a Pinochet son pocos, pero los que defienden el gobierno del Pinochet son muchos, demasiados para haber pasado ya la cantidad de años que han pasado" desde el fin de su dictadura, en 1990, señala Marta Lagos, directora de la consultora de opinión Mori.

"Lo ocurre es que hoy es políticamente incorrecto estar a favor del pinochetismo", por las violaciones de los derechos humanos que ocurrieron durante su régimen, al que se le atribuyen más de 3.200 víctimas, entre muertos y desaparecidos, agrega Lagos.

"Hay dos pinochetismos", afirma de su lado a la AFP el politólogo de la Universidad Diego Portales, Patricio Navia. Está el grupo que "recuerda a la persona del general y el que celebra las reformas que hizo Pinochet", explica.

"El que recuerda al dictador es que conmemora el natalicio de Pinochet. En cambio, el que recuerda las reformas de la dictadura prefiere no conmemorar nada, por el daño que hace para la credibilidad de esas reformas que se les asocie con las violaciones a los derechos humanos cometidas en dictadura", agrega.

El régimen de Pinochet acabó tras someterse a un plebiscito en 1988 en el que obtuvo el 44% de los votos. Tras esta derrota, en marzo de 1990, entregó el poder al presidente demócrata cristiano Patricio Aylwin, quien encabezó una pacífica transición a la democracia.

Pinochet permaneció, no obstante, por otros ocho años al frente del Ejército chileno, y luego, hasta 2001, ocupó un sillón en el Congreso como senador vitalicio.

Tras esa renuncia, permaneció casi ausente de la vida pública, hasta que murió, el 10 de diciembre de 2006, víctima de un infarto, cuando la justicia nuevamente lo había cercado por nuevos casos de violaciones a los derechos humanos y malversación de caudales públicos.

A su funeral, en el que se le rindieron honores militares, asistieron unas 50.000 personas.

El estudio "La imagen de Pinochet y la dictadura", publicado en julio pasado por las encuestadoras Mori y Cerc, reveló que aún hoy un 15% de los chilenos considera a Pinochet como "uno de los mejores gobernantes que ha tenido Chile", mientras que un 21% (cinco puntos porcentuales más que en 2013) cree que los militares tenían razón al dar el golpe de Estado el 11 de septiembre de 1973 contra el gobierno socialista de Salvador Allende.

"Son números todavía altos", dice Marta Lagos.

pa/af/val

Mostrar comentarios