Profesionales sin relevo durante 'Filomena'

Ambulancias en la nieve: "No pudimos trasladar gente, solo desearles suerte"

Los pacientes de Covid-19 siguen con la misma sintomatología, y con el temporal algunos empeoran: "Necesitan oxígeno, pero ¿y si no puedes llevárselo? Es una de las angustias morales que tenemos".

Ambulancias en la nieve
Ambulancias en la nieve: "No pudimos trasladar gente, solo desearles suerte".
EFE/David Fernández

"Tela marinera, estamos aumentando otra vez, se veía venir", explica Feli en la puerta del Hospital La Princesa, en el distrito de Salamanca (Madrid), en una ciudad colapsada por la nieve. Lleva muchos años trabajando de celadora, vivió el mes de marzo con mucho estupor y, ahora, los efectos de la borrasca Filomena. "Cada día era una cosa nueva, habilitaron la sala de espera, urgencias, la de yesos… eso me impactó más que la nevada", detalla después de fumar un cigarrillo. El viernes y el sábado pasados fueron los días más complicados. Aunque La Princesa no ha sido el hospital más aislado, porque los accesos se despejaron relativamente pronto en comparación con otros centros sanitarios, sí se vivieron escenas atípicas. El sábado por la noche, explica la profesional, tuvo que salir un equipo médico a atender a una persona en un portal cercano al hospital. A pie.

La incidencia del virus ha seguido aumentando. El Ministerio de Sanidad notificó ayer la peor cifra desde el inicio de la pandemia: 38.869 nuevos contagios y 195 muertos, que se suman a los anteriores y redondean una cifra de 735 fallecidos en una semana. Con Filomena, la exigencia sanitaria se ha mantenido y ha empeorado las condiciones de los profesionales, tanto sanitarios, como celadores y técnicos de urgencias. “"Yo he podido irme porque tenía el Metro. Hay compañeros que han estado tres noches aquí, han empalmado o se han echado donde podían", explica Feli.

En la salida de emergencias hay una repisa con vasos de cafés vacíos. Al lado de la acera, varias ambulancias esperan nuevos avisos. Un técnico de la flota de San Sofía explica que estos días han sido un caos. "Hemos tenido dificultades para conducir y llegar a los avisos. Ha habido muchísimas llamadas de domicilios, y era muy difícil acceder. Había que ir, subir, estabilizar al paciente y desearle suerte. Le decíamos que mañana intentaríamos volver", aclara. Explica que el paciente de Covid-19 sigue con la misma sintomatología, y que con el temporal los empeoramientos corren el riesgo de ser más críticos: "Necesitan oxígeno, pero ¿y si no puedes llevárselo? Es una de las angustias morales que tenemos"

La nieve alargó el tiempo de asistencia domiciliaria durante el fin de semana. Las calles que empezaban a estar despejadas solo tenían un único sentido y ocurría que, como dificultad añadida, en doble dirección, las ambulancias se retrasaban. "Los tiempos han sido más lentos, antes quizá tardábamos 12 minutos. Ahora tardamos 30", explica el técnico. Hubo ambulancias que se quedaron atrapadas durante horas en el temporal, a las que les seguían llegando avisos y lo único que podían responder era que no podían mover el vehículo. Así lo explican dos técnicos de una ambulancia del SUMMA: "Hasta el lunes no logramos trabajar porque no podíamos sacar la ambulancia. Estábamos atrapados. Estuvimos seis personas durmiendo en la base".

Los coches particulares han acabado supliendo la falta de transporte sanitario estos días. Como cuenta Feli, "el viernes y sábado la cuesta del hospital estaba toda cubierta. Solo llegaban los coches de particulares, sobre todo 4x4". Este tipo de coches son los que se han organizado en la popular plataforma cívica 'SOS 4x4', los únicos que podían desplazarse con una acumulación de nieve de 50 centímetros. Los propietarios se empezaron a organizar en Telegram para trasladar a sanitarios a sus puestos de trabajo o a pacientes que han precisado atención médica.

La plataforma 'SOS 4x4'

Alrededor de 8.000 voluntarios y cerca de 50 todoterrenos han conformado la 'flota' alternativa en los momentos más críticos para la capital. Han estado en funcionamiento 24 horas diarias. Como explicaba ayer su portavoz, Jorge Ternero, en Madridiario, la prioridad en la atención fue variando según lo requerido: "En un primer momentos sacábamos coches de la carretera pero vimos que el colectivo sanitario era más prioritario porque no llegaban los relevos", explicaba. A pesar de la gran labor, ayer varios coches de la plataforma sufrieron daños, presuntamente por varios taxistas y conductores de VTC, y algunos voluntarios abandonaron la organización.

Aún así, muchos han sido los vídeos en redes sociales que destacan la comprensión cívica durante la nevada, que ha dejado imágenes de personas empujando autobuses y coches atrapados por la borrasca. Las ambulancias también lo agradecen. Como destaca el técnico de Santa Sofía, "la respuesta ciudadana esta siendo ejemplar. En cuanto patinaba un poco la rueda, enseguida aparecían personas a empujar... y salían".

Mostrar comentarios