Andalucía, segunda región con más obesos, aprobará una ley contra la obesidad

    • Más de 45.300 menores con sobrepeso u obesidad han sido atendidos en los centros de atención primaria andaluces durante 2014.
    • Hoy en día existen tratamientos que han demostrado ser efectivos para combatir la obesidad.
Un estudio muestra como los microbios intestinales expuestos al frío adelgazan
Un estudio muestra como los microbios intestinales expuestos al frío adelgazan

La cantidad de personas con sobrepeso en España empieza a asustar. EnEspañala tasa de adultos obsesos supera la media ya queuno de cada 6 adultos es obeso, y más de 1 de cada 2 personastiene sobrepeso, según datos de la OCDE.La cifra es tan preocupante que la Junta de Andalucía será pionera en legislar para combatir la obesidad infantil. La consejería de Salud prepara ya una normativa, que podría aprobarse en primavera, para atacar las altas tasas de obesidad de nuestra comunidad, superiores a la media del país.La ley perseguirá una alianza con los productores de alimentos para que reduzcan el nivel de calorías y grasas saturadas. También quiere prohibir las máquinas de dulces cerca de los colegios y que las empresas de comida rápida no regalen juguetes como reclamo publicitario.

Son algunas de las ideas con las que trabaja la consejería de Salud para evitar que la obesidad crezca como un problema de salud pública y en 2050 más de la mitad de la población andaluza la padezca, como apuntan los estudios. El gobierno andaluz quiere aprobar esta ley, la primera en España, la próxima primavera.Andalucía, entre los más obesos

Más de 45.300 menores con sobrepeso u obesidad han sido atendidos en los centros de atención primaria andaluces durante 2014, realizándose con ellos y sus familias intervenciones individuales y grupales.

El presidente de la Fundación Iberoamericana de la Nutrición (FINUT), Ángel Gil, ha recordado que es "mucho más sencillo" prevenir la aparición de sobrepeso y obesidad que luchar contra estas patologías.

"La heredabilidad del índice de masa corporal oscila entre un 50 y un 70 por ciento. Es decir, cuando tenemos un padre o una madre con sobrepeso, el riesgo de que el hijo lo tenga es de entre un 50 y un 70 por ciento".

A su juicio, la fórmula para prevenir el sobrepeso y la obesidad es bien conocida, pero muchas veces se "olvida ponerla en práctica". Y es que, prosigue, además de llevar una alimentación equilibrada y moderada, donde prime la variedad de consumo de los distintos grupos de alimentos, hay que aumentar la actividad física.Riesgo de muerte

Las cifras serían solo cifras si no fuese porque hablamos de una enfermedad crónica grave que trae consigo unas altas posibilidades de padecer otras enfermedades graves muchas de ellas mortales como son los diferentes tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

La concienciación sobre la enfermedad es importante pero cuándo esta ya se ha "instalado" en el cuerpo, cada vez es más difícil deshacerse de ella y a la vez cada vez es más fácil seguir acumulando kilos de más.

El factor tiempo juega en contra de la enfermedad. Hoy en día existen tratamientos que han demostrado ser efectivos para combatir la obesidad. Las técnicas de cirugía de la obesidad han avanzando mucho en las últimas décadas y actualmente bypass gástrico, tubo gástrico y banda gástrica son opciones que presentan excelentes resultados en el tratamiento de la obesidad siempre y cuando éste se realice con el rigor que requieren este tipo de opciones, según apuntan desde el Instituto de Obesidad.Consejos para prevenir la obesidad

La Organización Mundial de la Salud o el Instituto Médico Europeo de la Obesidad realizan una serie de consideraciones a tener en cuenta para evitar la obesidad.

No a las comilonas:Cuanto más comas, más elástico se hará el estómago por lo que la sensación de saciedad llegará más tarde y cada vez se necesitarán mayores cantidades de comida.

Mejor poca cantidad:Es preferible comer muchas veces a lo largo del día, de cinco a siete, que hacer solo tres comidas. Se evitará llegar con mucha hambre a las comidas.

Hambre o ansiedad:Hay que aprender a diferenciar el hambre fisiológico del psicológico. Puede aparecer hambre por estrés, depresión o aburrimiento, entre otros.

Combinar los nutrientes:Las dietas faltas de alguno de los llamados macronutrientes no son buenas. Hay que conseguir una dieta equilibrada que incluya hidratos de carbono, proteínas y grasas saludables.

Grasas saludables no son grasas saturadas:Hay que evitar, en la medida de lo posible, todo tipo de dulces e hidratos de carbono que no sean integrales.

Planificación:Si sigues una dieta escrita, será más fácil evitar comer a deshoras algo que no debes.

Llévate comida de casa:Una pieza de fruta, un yogurt, una barra de cereales… Así evitarás las tentaciones de comprar a media mañana ese dulce.

La cafeína no es buena:Las sustancias psicoactivas no ayudan para adelgazar como se tiene pensado en algunas dietas. Estas sustancias, como también el té o las bebidas energéticas, provocan estrés, lo que aumenta la ansiedad y el hambre psicológico.

Chocolate, en su justa medida:No todas las sustancias malas son realmente malas. El chocolate puro puede ser consumido en muy poca cantidad, dos o tres onzas por día, por la misma razón que hay que evitar la cafeína. Produce bienestar y evita el estrés.

La relación entre dormir y comer existe:Cuanto menos se duerme, más horas de hambre hay al día y más hambre tienes. Numerosos estudios indican que hay que dormir de siete a ocho horas al día. Esto evitará ansiedad y quitará hambre.

Agua para el deporte:Para la sed, agua. La moda actual de tomar bebidas isotónicas después de practicar deporte no es buena desde el punto de vista de la obesidad. Las bebidas azucaradas suponen un importante aporte de calorías.

Nada de sedentarismo:Correr, nadar, bicicleta o incluso andar, pero algo. Los expertos cifran en mínimo 20 minutos diarios de deporte como forma imprescindible de rebajar las altas cifras de obesidad que existen. Unos 150 minutos a la semana es suficiente.

Mostrar comentarios