Ankara investiga al líder prokurdo y lanza nueva ofensiva contra el PKK

  • El poder turco intensificó este jueves su ofensiva antikurda con la apertura por parte de la fiscalía de una investigación criminal contra su líder político en el país, al tiempo que Ankara lanzaba una nueva campaña aérea contra los separatistas kurdos en el norte de Irak.

En medio de la guerra abierta entre el gobierno turco y los rebeldes kurdos, las autoridades judiciales abrieron una investigación al líder prokurdo Selahattin Demirtas por "perturbación del orden público" e "incitación a la violencia".

Aunque los hechos de los que se acusa a Demirtas se remontan a 2014, la apertura del caso coincide con la ofensiva contra la rebelión kurda. Si el caso llega a los tribunales, el líder del Partido Democrático del Pueblo (HDP) se expone hasta a 24 años de cárcel, según la agencia Anatolia.

Considerado con su partido como uno de los grandes vencedores de las legislativas del 7 de junio, Demirtas se ha convertido en objetivo personal del presidente turco islamoconservador Recep Tayip Erdogan, que lo acusa de apoyar al "terrorismo".

Por la mañana tres soldados murieron en un nuevo ataque atribuido a la rebelión kurda, que ha retomado sus acciones de guerrilla en respuesta a la "ofensiva contra el terrorismo" lanzada por el gobierno. También fallecieron un policía y un civil en otro ataque el mismo día por la mañana.

La respuesta de Ankara no se hizo esperar: a primera hora de la tarde, una treintena de F-16 del ejército aéreo turco bombardearon posiciones de los rebeldes kurdos en el norte de Irak, donde se refugia el Estado Mayor del PKK.

Tras el atentado suicida del 20 de julio en Suruç (sur), atribuido al grupo Estado Islámico (EI) que dejó 32 muertos, principalmente jóvenes militantes de la causa kurda, se han multiplicado los ataques de este tipo como represalia. Los kurdos acusan al poder central de no proteger a la población local.

Hasta ahora han muerto al menos once representantes de las fuerzas de seguridad y cada día la televisión nacional retransmite en directo los funerales de estos "mártires", supuestamente víctimas del PKK.

También ha habido varios secuestros de policías, a veces junto a sus familias, y se han registrado ataques a comisarías, con lo que Turquía "vuelve a la pesadilla recurrente del problema kurdo", según el periódico Hurriyet.

El presidente Erdogan ya dijo que considera "imposible" seguir adelante con el frágil proceso de paz que empezó en 2012 con el PKK y aseguró que no retrocederá en su "guerra contra el terrorismo", en la que también incluye la ofensiva contra el grupo yihadista Estado Islámico.

El atentado de Suruç, el primero del EI en territorio turco, obligó a Erdogan, acusado hasta ahora de connivencia con el grupo radical, a cambiar su estrategia y a ordenar ataques contra los yihadistas en Siria, una decisión aplaudida por Estados Unidos que lidera la coalición internacional contra el grupo extremista.

Pero pese a los incipientes bombardeos contra el EI, la prioridad de Turquía parece ser su lucha contra los kurdos. En la ultima semana el ejército llevó a cabo decenas de ataques aéreos contra los objetivos del PKK y sólo tres contra los yihadistas, según cifras del gobierno.

Además, de las 1.300 personas arrestadas en el país desde el 20 de julio, 847 lo fueron por su presunta relación con la rebelión kurda y sólo 137 por sus vínculos con el EI.

Al lograr, con 80 diputados, el 13% de los votos de las últimas legislativas, el partido prokurdo de Selahattin Demirtas arrebató al AKP de Erdogan, en el poder, la mayoría absoluta por primera vez desde 2002.

Demirtas dijo a la AFP este jueves, en una entrevista concedida antes del anuncio de la investigación, que el presidente quiere debilitar a toda costa a la oposición antes de convocar elecciones anticipadas, para volver a hacerse con la mayoría absoluta.

"El HDP no es el brazo político del PKK", como afirma el gobierno, aseguró Demirtas.

bur-phv/sjw/pc/app/aoc/an

Mostrar comentarios