Armas de milicianos abatidos en Naplusa mataron al colono judío, dice Israel

  • Jerusalén.- Las armas incautadas a uno de los tres milicianos palestinos muertos por soldados israelíes en la ciudad cisjordana de Naplusa fueron empleadas en el asesinato de un colono judío dos días antes, asegura hoy el Ejército tras obtener los resultados de balística.

Gaza recuerda el aniversario de la ofensiva israelí bajo el bloqueo y la destrucción
Gaza recuerda el aniversario de la ofensiva israelí bajo el bloqueo y la destrucción

Jerusalén.- Las armas incautadas a uno de los tres milicianos palestinos muertos por soldados israelíes en la ciudad cisjordana de Naplusa fueron empleadas en el asesinato de un colono judío dos días antes, asegura hoy el Ejército tras obtener los resultados de balística.

"El análisis de balística demuestra que las armas encontradas en la vivienda del terrorista Annan Soboh en Naplusa, fueron las empleadas en el asesinato de Meir Avshalom Hai", dice un comunicado del Ejército israelí.

Soboh, miliciano de las Brigadas de los Mártires de Al-Aksa, brazo armado de Al-Fatah, murió ayer en su casa de la ciudad cisjordana en una redada de soldados israelíes con el objeto de arrestarle.

Otras dos operaciones paralelas en la misma ciudad acabaron con la muerte de otros dos milicianos -Raed al Sarkaji y Ghasan Abu Sharej-, a los que, como a Soboh, el servicio secreto israelí acusaba del ataque contra el colono el pasado jueves en una carretera del norte de Cisjordania.

El comunicado del Ejército sigue a las acusaciones de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y de varias organizaciones de derechos humanos de que los soldados israelíes podrían haber ejecutado a los tres, ya que ha reconocido que estos no dispararon contra sus fuerzas sino que únicamente se atrincheraron en sus casas cuando les exigieron salir.

Los dos últimos hechos, los más graves en Cisjordania en los últimos ocho meses, han llamado la atención de la Casa Blanca, que requirió explicaciones a Israel sobre el comportamiento de sus soldados, tras la denuncia presentada por el gobierno palestino.

En Cisjordania, donde ayer se entregó a la ANP un cuarto miliciano integrante del comando por temor a ser capturado por el Ejército israelí, el suceso ha tenido amplia repercusión.

La ANP también acusó a Israel de no dejar a sus fuerzas de seguridad encargarse de las detenciones, después de seguir al comando desde el jueves y haber arrestado a 120 personas para interrogarlas.

Un miembro del Parlamento palestino dijo hoy a Efe, en condición de anonimato, que a pesar de que son relacionados con las Brigadas de los Mártires de Al-Aksa, los milicianos "eran financiados por Hizbulá", el grupo chíi libanés, de ahí el nombre de la facción que asumió la autoría del ataque contra el colono judío, las Brigadas Imad Mughniya.

Mughniya, muerto en un atentado en Damasco en 2008, era comandante del brazo armado de Hizbulá, que acusa a Israel de estar detrás del asesinato.

Mostrar comentarios