Lunes, 20.01.2020 - 13:58 h

Así trabajan los empleados del aeropuerto de Barajas que actúan como 'mulas'

  • Un operario del servicio de rampas del aeropuerto, empleado de una empresa de recogida de equipajes, cuenta a Lainformacion el 'modus operandi' para pasar la droga.
  • Por cada kilo de cocaína traficado los narcos suelen pagar hasta 5.000 euros. "He visto cómo caían compañeros, pero no serán los primeros ni los últimos", asegura.
El tráfico de drogas en los aeropuertos, un delito en aumento

A. O. trabaja desde hace dos años como empleado de una de las cuatro empresas que prestan el servicio externalizado de recogida de equipajes en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. Tiene 29 años y asegura que ha estado a punto de entrar en este turbio negocio en más de una ocasión. "Gano poco... no más de 750 euros haciendo horas extras... Pero sé que después es muy difícil salir. Por eso me he negado a aceptar la oferta de un jefe mío", comenta a este medio.

De todas formas, sabe al detalle cómo funciona el mecanismo de los narcos y las 'mulas'. El pasado verano, el joven vio con sus propios ojos cómo la Policía detuvo a un compañero suyo por intentar traficar más de 7 kilos de cocaína. "No fue el primero ni será el último. El negocio de la droga en Barajas es muy fuerte. La Policía lo sabe, pero es muy difícil pillar al maletero con los dedos en la masa. Los narcos reclutan gente que trabaja dentro del aeropuerto. Lo que más les interesa es captar a algunos de nosotros, quienes realizamos el servicio de carga y descarga de las maletas. Allí está la clave de todo", asegura.

Según su relato, las bandas de narcotraficantes, (principalmente peruanas, bolivianas, mexicanas y colombianas) buscan más a los maleteros de Barajas para conseguir pasar la droga, que a los denominados "boleros" o correos contratados en sus países, que traen la droga en su organismo o entre sus pertenencias. "El sistema es más eficaz para ellos si tienes gente que se mueve internamente. En la estructura de mi empresa hay cuatro categorías: responsables, jefes de área, supervisores (a los que le llamamos 'capataces') y operarios", cuenta A.O.

La "actividad" de las 'mulas internas' del aeropuerto se centra en el servicio de rampas. Los capataces, en la tercera línea de la estructura, suelen coordinarse con sus subordinados, que son los operarios. La modalidad del "trabajo" radica en quienes acuden directamente a las bodegas de las aeronaves para descargar. En el aeropuerto existe medio centenar de 'fingers' o mangas para el ascenso y descenso de pasajeros.La hoja de ruta de los narcos

No obstante, por el increíble volumen de operaciones y vuelos, en tres de cada cuatro casos los maleteros deben ir hasta la posiciones de pista más alejadas de las terminales para descargar las maletas. "Se recibe una 'hoja de ruta' de los narcos, bien detallada: hora, número de vuelo y pista, y maleta marcada, por color, tamaño y otras características. El capataz sobornado sabe perfectamente qué maleta coger", detalla el maletero.

Después, la carga en la rampa de los camiones y, en combinación a veces con sus operarios, saca la maleta por una cinta que no es la misma que la establecida para el vuelo. Alguien la está esperando allí: "Así sucedió con mi compañero hace unos meses. El tío era capataz y fue a buscar una maleta que venía de Bolivia. La mayoría de los vuelos de Sudamérica llegan a primera hora de la mañana. Despertó sospechas porque un día antes pidió cambiar el horario del turno, apareció a las 5.00 h, cogió la maleta, metió la droga en su mochila y después la dejó en su armario. Ahí ya lo estaba esperando la policía", advierte el operario de Barajas."Pasó droga durante 50 días"

Según confiesa, los narcos suelen ofrecer entre 3.500 y 5.000 euros a los maleteros por cada kilo de cocaína traficado. Su misión no solo consiste en intentar traspasar la droga a España, sino también en enviarla a otros países. "Suelen darte hasta dos meses de plazo para pasar un cargamento que debes colocar en las bodegas del avión. Sabes con mucha antelación el día y la hora del vuelo cuando debe salir con la droga. Puedes intentar gradualmente ir pasando la coca. Así hizo otro compañero mío, que también era operario: se dedicó durante 50 días a pasar de a diez y cincuenta gramos, diariamente. Los iba dejando en su casillero, hasta llegar al volumen acordado para enviar la mercancía a República Dominicana", destaca.

Narcos, capataces del servicio de rampas, operarios, personalde limpieza y hasta empleados que transportan a discapacitadoso niños desde los aviones, pero en menor medida... Éstos son los eslabones de cadena de la droga que operan en los aeropuertos españoles. "El persona de limpieza, más que nada, se encarga de informar de los movimientos extraños. Ellos despejan el camino.Nosotros, cuando llegamos cada día a trabajar, pasamos por controles, obviamente. Pero no tenemos que someternos a los escáneres clásicos como cualquier pasajero de un avión. Los arcos detectores de metales no detectan droga, detectan metales. En nuestros controles internos de empleados, no hay perros que olfatean", concluye.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING