Australia violó la soberanía de Indonesia en lucha contra inmigración ilegal

  • Australia violó la soberanía de Indonesia en varias ocasiones durante los operativos para impedir la entrada de barcos con inmigrantes ilegales al país, admitió hoy el ministro de Inmigración, Scott Morrison.

Sídney (Australia), 17 ene.- Australia violó la soberanía de Indonesia en varias ocasiones durante los operativos para impedir la entrada de barcos con inmigrantes ilegales al país, admitió hoy el ministro de Inmigración, Scott Morrison.

El Gobierno australiano ha pedido disculpas a Yakarta por estas acciones que tuvieron lugar "involuntariamente y sin conocimiento o aprobación por parte del Gobierno australiano" debido a "errores posicionales", según dijo Morrison en rueda de prensa.

El responsable de inmigración indicó que el jefe de la Armada, Ray Griggs, dio ayer explicaciones a su homólogo indonesio y que la ministra de Exteriores, Julie Bishop, llamó al canciller indonesio, Marty Natelagawa, para pedir disculpas "sin condiciones".

Morrison añadió que el Gobierno australiano presentará una disculpa formal a través de su embajada en Yakarta.

El Ejecutivo australiano fue informado el miércoles de que la Armada violó aguas territoriales indonesias varias veces tras la revisión del informe de rutina.

El general Angus Campbell, quien comanda el operativo que busca impedir la llegada a Australia de barcos con inmigrantes ilegales, dijo hoy que el personal de la Armada "no sabía que estaba violando las aguas indonesias en ese momento" y aseguró que se abrirá una investigación.

Un portavoz del Gobierno indonesio confirmó que está investigando informes vinculados a los operativos de Australia para devolver los barcos con inmigrantes indocumentados al país asiático, principal punto de embarque de los traficantes de personas.

El incidente ocurrió después de que Yakarta denunciara la "situación resbaladiza" de Australia por la compra de barcos salvavidas para devolver a los inmigrantes a Indonesia.

El Gobierno del primer ministro, Tony Abbott, mantiene un hermetismo sobre los operativos contra la inmigración ilegal que justifica por no querer dar información a los traficantes de personas, una política que la oposición compara con la del "régimen stalinista".

El incidente ha agravado las relaciones bilaterales entre los dos países que se deterioraron en octubre después de que se supiera que los servicios secretos australianos intentaron, sin éxito, escuchar las conversaciones del presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, y su entorno en 2009.

Mostrar comentarios