Berlín lamenta el bloqueo de las negociaciones entre Kiev y los prorrusos

  • La canciller alemana, Angela Merkel, aplaude el intercambio de prisioneros realizado en el este de Ucrania, pero lamenta la cancelación de última hora de la reunión del grupo mixto que debe negociar el fin de la violencia en la zona.

Berlín, 28 dic.- La canciller alemana, Angela Merkel, aplaude el intercambio de prisioneros realizado en el este de Ucrania, pero lamenta la cancelación de última hora de la reunión del grupo mixto que debe negociar el fin de la violencia en la zona.

Así lo aseguró hoy en un comunicado la viceportavoz del Ejecutivo alemán, Christiane Wirtz, que explicó que Merkel mantuvo ayer sendas comunicaciones telefónicas con el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, y el presidente kazako, Nursultán Nazarbáyev, para conocer de primera mano la evolución de la crisis.

"Sólo se puede llegar a una estabilización de la situación cuando finalmente se implemente la línea de contacto acordada en Minsk", apuntó la canciller según Wirtz, en referencia al pacto alcanzado en la capital bielorrusa, Minsk, entre Rusia y Ucrania para atajar el conflicto, aunque los incumplimientos son flagrantes.

Merkel apeló en este asunto a Moscú para que "haga valer su influencia sobre los separatistas" prorrusos que combaten en el este de Ucrania al ejército nacional.

La viceportavoz subrayó asimismo que la canciller alemana, que se encuentra fuera de Berlín de vacaciones, recibió con optimismo la noticia del masivo intercambio de prisioneros que tuvo lugar el pasado viernes entre el ejército ucraniano y los prorrusos, que supuso la puesta en libertad de 368 personas.

Las autoridades ucranianas y los separatistas prorrusos se acusaron ayer mutuamente de dilatar la reanudación de las negociaciones para el arreglo del conflicto en el este de Ucrania.

El Grupo de Contacto - Ucrania, Rusia, la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) y representantes de los rebeldes prorrusos - tenía previsto reunirse el viernes en la capital bielorrusa, en que iba ser la segunda ronda de negociaciones de esta semana, pero la reunión fue anulada a última hora.

El intercambio de prisioneros fue el último avance en el proceso negociador para el arreglo pacífico del conflicto armado en el este de Ucrania, que se ha cobrado cerca de 5.000 muertos y provocado el éxodo de cientos de miles de refugiados.

Sigue pendiente el cumplimiento de una serie de puntos del Memorándum de Minsk, sellado el 19 de septiembre, como el repliegue del armamento pesado, la creación de una zona de seguridad de 30 kilómetros de profundidad y la apertura de corredores para cargas humanitarias.

Mostrar comentarios