Camerún envía 600 soldados a su frontera con Nigeria por la amenaza islamista

  • El Gobierno de Camerún envió más de 600 militares a la frontera que comparte con Nigeria para evitar la entrada en el país de miembros del grupo terrorista radical islámico Boko Haram, dijo hoy a Efe el ministro camerunés de Información, Issa Chiroma Bakary.

Yaundé, 31 ene.- El Gobierno de Camerún envió más de 600 militares a la frontera que comparte con Nigeria para evitar la entrada en el país de miembros del grupo terrorista radical islámico Boko Haram, dijo hoy a Efe el ministro camerunés de Información, Issa Chiroma Bakary.

En conversación telefónica, el también portavoz del Ejecutivo camerunés aseguró que "más de 600 militares y agentes de las Fuerzas Especiales han sido desplegados" en la frontera común entre los dos países, de unos 1.700 kilómetros, "para controlar las entradas en Camerún y evitar la desestabilización del norte".

"Sabemos que miembros de Boko Haram han entrado en Camerún, pero no dejaremos que el desorden y la violencia se instalen en nuestro país", afirmó, bajo condición de anonimato, un diputado de la región camerunesa Extremo-Norte, limítrofe con el estado nigeriano de Borno, bastión de los radicales islámicos.

En una de las ciudades más importantes del norte de Camerún, Garua, las autoridades regionales impusieron "vigilancia permanente" desde que, en las últimas semanas, una decena de predicadores y presuntos miembros de Boko Haram trataran de reclutar a simpatizantes en la zona.

"Es casi imposible decir quién es miembro de Boko Haram y quién no. Es un grupo compuesto de nigerianos, cameruneses, nigerinos y chadianos", explicó a la radio estatal la CRTV Ernesto Ewango, prefecto de los departamentos de Logone y Chari, fronterizos con Nigeria.

Por su parte, un alto funcionario del Ministerio camerunés de Defensa que pidió no ser nombrado, pidió prudencia durante las identificaciones de individuos sospechosos para no "implicar a gente que no tiene nada que ver con este asunto".

En las últimas semanas, los fundamentalistas de Boko Haram han aumentado el número de atentados y su magnitud.

El pasado 25 de diciembre atentaron contra una iglesia en la localidad de Madalla (centro de Nigeria) y causaron 44 muertos, mientras que el 20 de enero pasado, una oleada de ataques en la ciudad septentrional de Kano dejó al menos 185 fallecidos, según la Policía, aunque la prensa cifró el balance de víctimas en 250.

El grupo integrista también fue el responsable del atentado contra la sede de la ONU en Abuya el pasado agosto, que dejó 25 muertos.

Boko Haram, cuyo nombre significa en lengua local "la educación no islámica es pecado", lucha supuestamente por instaurar la ley islámica ("sharia") en el norte de Nigeria, de mayoría musulmana, mientras que el sur del país es predominantemente cristiano.

Con más de 150 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.

Mostrar comentarios