Condenado a dos años y medio

Cobra hasta 8.000€ de la ayuda mensual de su hermana: "No sabía ni de qué era"

Declara que "tiene intención de devolvérselo cuando pueda", y remarcó que pensó que ese dinero podía deberse a que alguna de las administraciones a las que había solicitado ayuda se la habían concedido.

Coche patrulla de Policía Nacional en imagen de archivo
La Audiencia Provincial de Valladolid establece la circunstancia agravante de reincidencia
Efe

Un hombre de 70 años ha sido condenado a dos años y medio de prisión por un delito de apropiación indebida cometido al quedarse durante varios meses con una prestación que correspondía a su hermana y con la que obtuvo más de 8.000 euros.  La sentencia de la Audiencia Provincial de Valladolid establece la circunstancia agravante de reincidencia y fija el pago de una indemnización de 8.293,50 euros a la Fundación María Josefa Recio, encargada de la tutela de la víctima, han informado a Efe fuentes jurídicas.

La resolución judicial impone además al encausado alejamiento de su hermana a quinientos metros y la imposibilidad de comunicarse con ella por un periodo de cinco años. El procesado fue juzgado el pasado 4 de junio en la Audiencia Provincial, donde aseguró que desconocía que le estaban ingresando dinero de su hermana en una cuenta suya y aseguró que devolvería esa cantidad en cuanto pudiera.

"Yo no sabía ni de qué era" ese dinero, subrayó el procesado durante la vista oral, en la que la fiscal mantuvo su solicitud de tres años de prisión por apropiación indebida, al considerar que el encausado domicilió la prestación con el ánimo de procurarse un ilícito beneficio a costa el patrimonio de su familiar.

La Fundación que tutela a la hermana del procesado, quien se encuentra incapacitada, rebajó su petición inicial de pena de seis años y se adhirió a la solicitud del Ministerio Público, mientras la defensa mantuvo la petición de absolución.

El procesado, quien ya fue condenado en 2015 por apropiación indebida, aseguró que había perdido su negocio, su vivienda y no estaba en condiciones de ir a ver su cuenta al banco, del que su mujer se encargaba de sacar dinero. "No hice el cambio de titularidad de la cuenta, ni sé quien pudo hacerlo", aseveró el acusado en el juicio sobre la cuenta que abrió en 2016, donde le ingresaron varias mensualidades de unos 550 euros cada una de la Seguridad Social que correspondían a su hermana, entre octubre de 2016 y diciembre de 2017. "Tengo intención de devolvérselo cuando pueda", remarcó el procesado, quien explicó que pensó que ese dinero podía deberse a que alguna de las administraciones a las que había solicitado ayuda se la habían concedido.

Mostrar comentarios