Carmen Santos: "En 'El sueño de las Antillas' hay amor, odios y pasiones"

  • Fascinada por la Cuba del XIX, la escritora valenciana Carmen Santos retrata en su nueva novela, "El sueño de las Antillas", la isla caribeña en ese siglo, con una historia protagonizada por la joven española Valentina, en la que hay "amor, odios intensos, venganzas y pasiones tempestuosas".

Barcelona, 30 jun.- Fascinada por la Cuba del XIX, la escritora valenciana Carmen Santos retrata en su nueva novela, "El sueño de las Antillas", la isla caribeña en ese siglo, con una historia protagonizada por la joven española Valentina, en la que hay "amor, odios intensos, venganzas y pasiones tempestuosas".

La autora comenta que en esta ocasión cambia de registro y se imbuye en otro momento histórico, lejos de la actualidad, para ofrecer al lector una novela río, de más de 700 páginas, al estilo de los relatos de Leopoldo Alas o Benito Pérez Galdós, pero con "las técnicas y los ritmos de ahora, con capítulos cortos y descripciones, las justas".

En "El sueño de las Antillas" (Grijalbo), Santos, zaragozana de adopción, relata el viaje de la joven Valentina a la Cuba de 1858, arrastrada por su marido, Gervasio, que quiere hacer fortuna en el lugar.

Ambos deciden dejar sus empleos en la casa de los marqueses de Tormo, donde sirven, y cruzar el océano, pero Gervasio fallece durante el trayecto y Valentina deberá emprender una nueva vida en una isla que es muy diferente a la que soñaba y en la que sólo le quedará de valioso su belleza.

La mujer, en el prostíbulo más exclusivo de La Habana, se convertirá en Calipso, la cortesana más codiciada de la colonia.

Rememora la novelista que todo empezó a tomar forma por la fascinación que siente por la isla caribeña y porque encontró mucha información sobre el siglo XIX, "con el azúcar en pleno esplendor, lo que provocaba muchos contrastes sociales, con personas muy ricas, otras muy pobres y esclavos, que eran tratados como animales".

También se dio cuenta de que "los movimientos en favor de la independencia eran efervescentes, con guerras a punto de estallar".

Todos estos elementos, junto a las descripciones que encontró en varios libros sobre cómo eran las casas de la isla en ese momento o cómo vestían las mujeres, "era muy interesante y pintoresco", y decidió sentarse ante el ordenador para construir este relato, que ha sentido como un reto.

"Los ricos, gracias al azúcar, tenían mucho dinero, que derrochaban con una vida de caprichos, todo tipo de lujos y bailes constantes. El resto de la sociedad, sin embargo, no vivía nada bien", comenta.

Sobre cómo ha perfilado a Valentina, de quien el lector verá su evolución vital y conocerá todas sus peripecias, Carmen Santos asevera que desde el primer momento tuvo claro que "quería una mujer fuerte, no la típica damisela del XIX, que fuera capaz de enfrentarse a su peor enemigo, a pesar de que fue educada para someterse a un marido".

Acabará en un prostíbulo de lujo, donde "se curte, se enamora de quien no debe y también donde se convierte en alguien fuerte, que no duda en acometer lo que tiene que hacer, llegando hasta las últimas consecuencias".

Sobre las técnicas para armar esta historia, indica Carmen Santos que se hizo una especie de guión, "pero tenía la novela en la cabeza, incluso el final, que no solté hasta que puse la última palabra".

Nacida en Valencia en 1958, la escritora, que lleva más de treinta años residiendo en Zaragoza, vivió parte de su infancia en Alemania, donde sus padres emigraron para buscar un trabajo mejor que el que tenían en España.

Este hecho, reconoce Carmen Santos, le ha marcado de por vida y queda en cierta manera reflejado en este título y en otros anteriores. "La emigración siempre es dura, pero en aquellos tiempos era como viajar a otra galaxia, por lo que todas esas gentes demostraron un gran valor", concluye.

Mostrar comentarios