Domingo, 05.04.2020 - 14:43 h
Especial cuidado estos días

Así estafan durante una compra online: las gangas son su gancho y te arruinan

Utilizan páginas webs fraudulentas, anuncios en redes sociales o incluso perfiles en páginas de compraventa. 

Empleado trabajando con un ordenador
Empleado trabajando con un ordenador. / Pixabay

Con la crisis del coronavirus los delincuentes están haciendo su agosto. Los hay más desalmados que se dedican a engañar a las personas más mayores de puerta en puerta, los hay que sin dar la cara siguen utilizando Internet para engañar a todos los que buscan una mascarilla sin descanso y a cualquier precio... Desde la Policía Nacional han querido recordar los consejos que siempre debemos tener en cuenta a la hora de hacer una compra segura en la web, pero más aún en unas fechas en las que su uso se está disparando. Cuidado con las gangas, lee sí o sí la letra pequeña y nunca cierres una compra-venta fuera de una plataforma. Al final, puede salir muy caro.

Los estafadores no paran de inventar métodos para lograr engañar a los usuarios de la red. Se aprovechan muchas veces de la inocencia con la que nos acercamos a las pantallas. Pocos son los que comprueban que la página en la que están realizando una compra en en realidad la que se creen que es. No es la primera denuncia que llega hasta la Policía en la que una mujer declaraba que se había comprado un billete de avión en una página web en la que dejó todos sus datos personales y bancarios pero el boleto nunca llegaba. Ha sido una víctima del conocido como 'phishing'. Muchas de las víctimas llegan hasta esas webs fraudulentas embaucados por alguna ganga. 

Antes de revelar lo caras que pueden salir las gangas Beatriz Gómez Hermosilla, Inspectora, Jefa de Grupo de Fraude Empresarial, de la Unidad Central de Ciberdelincuencia de Policía Nacional, insiste en recordar que para una compra segura lo primero que tenemos que hacer es intentar saber si esa web tiene pasado, si tiene referencias anteriores de otras páginas web, valoraciones o comentarios de usuarios, es decir, si hay un servicio de atención al cliente o una dirección física donde dirigirse en caso de que surja alguna duda o problema con la compra. 

Es una realidad que las páginas que se crean solo para defraudar no tienen pasado y muchas veces no se esmeran en que contenga toda la información como los datos fiscales de la empresa con los que podríamos incluso comprobar si existe. En numerosas ocasiones, los estafadores tampoco indican los términos y condiciones de uso o el aviso legal. Se ahorran escribir todo ese texto.  Un truco simple es buscar en la dirección (url) que junto a http aparece una 's'. "La web sería más segura". 

Luego también hay que fijarse en el modo de pago que nos ofrecen. Hay que desconfiar si solo nos deja pagar mediante una transferencia bancaria porque no estaría cubierto por ningún seguro ya que se trataría de un pago voluntario, mientras que si lo hacemos con una tarjeta de crédito ante una estafa sí podríamos reclamarlo al banco. Sabiendo que lo más seguro es pagar con la tarjeta de crédito también es conveniente dejar de seguir con la compra si vemos que a la hora de introducir el modo de pago no nos salta una zona de pago seguro con una preconfirmación y un mensaje al móvil con un código. Lo ideal seria "tener una tarjeta de crédito de uso exclusivo para realizar pagos online", aseguran desde Policía. 

Cuando no estamos buscando qué comprar pero de repente viendo nuestras redes sociales nos encontramos una publicidad en la que se ofrece un móvil, un ordenador, un viaje... que es una ganga hay que tener cuidado porque en numerosas ocasiones se puede acabar convirtiendo en una pesadilla  por algo que nunca hacemos y los estafadores saben: "Hay que leer la letra pequeña". Gómez Hermosilla relata que últimamente cada vez son más las estafas que llegan por esa vía ya que alguien se cree que si entra puede optar a un móvil por un euro con solo rellenar un cuestionario y en realidad lo que le va a suceder son dos cosas: sus datos ya han caído en manos de los estafadores que le cargarán varios pagos "nunca más de 400 euros" por ser el límite entre un delito y un delito leve. 

Este tipo de engaño puede verse en algunas ocasiones desde los propios perfiles de usuarios que "son falsos" y solo están para captar posibles víctimas. Las redes sociales los acaban eliminando, pero hasta que sucede pueden ser varias las personas que ya se veían en el Caribe y van a estar en su casa pagando la ganga durante un tiempo. "Hay que desconfiar de las ofertas que suelen tener un plazo de tiempo relámpago para desaparecer". 

Los estafadores también buscan víctimas a través de las webs de compra-venta. El modus operandi es el mismo. Un producto a precio ganga hasta que embaucan a un comprador hasta tal punto de que le proponen abandonar la venta por el pago seguro que le ofrece la página web y acaban haciendo la operación ellos mismos. La Policía indica que siempre hay que sospechar si alguien nos solicita dinero por adelantado sin ofrecer ninguna garantía de que se va a recibir el artículo, pero no siempre nos acordamos del consejo y no son una ni dos las que quedan con sus vendedores después de adelantar o incluso pagar la totalidad y se quedan sin lo desembolsado y sin el producto comprado. 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING