Viernes, 06.12.2019 - 01:13 h
En bares y restaurantes

Las tres únicas comunidades en las que tienes derecho a pedir agua del grifo

En otros lugares de la Unión Europea, como Francia o Reino Unido, este derecho sí está reconocido por ley en todo el país.

Los dermatólogos advierten de que el alto contenido en cal del agua del grifo puede irritar la piel

Empieza un mes en el que las salidas a los restaurantes se suele multiplicar por la cercanía de la Navidad y desde Legálitas recuerdan que en España existen comunidades donde el derecho a solicitar que nos sirvan agua del grifo en un restaurante está legalmente protegido por ley. A diferencia de otros países de la Unión Europea, como Francia o Reino Unido, donde este derecho sí está reconocido por ley en todo el país, en el nuestro, sólo Castilla y León, Navarra y Baleares cuentan con leyes que garantizan el acceso gratuito al agua del grifo en hoteles, restaurantes y cafés. En las demás regiones, servir agua gratuita es cuestión de cortesía o costumbre empresarial, pero no un derecho con cobertura legal del que disfrute el consumidor. 

A este respecto, existen establecimientos donde, incluso de manera expresa, ponen carteles indicando que no se sirve agua del grifo y, aunque es perfectamente legal en la mayoría del país, no ofrecerlo ha perjudicado más de una vez la imagen del propio restaurante, que no brinda una alternativa gratuita y ecológica al agua embotellada.

En Castilla y León se aprobó esta medida a través del Decreto 12/2016, de 21 de abril, que regula los establecimientos de restauración en la comunidad. Su artículo 28 establece el derecho del consumidor a no ser cobrado por el agua no envasada ni a pagar cuando pretenda usar los servicios del establecimiento. 

En las Islas Baleares, es el artículo 25 de la Ley 8/2019 de residuos y suelos contaminados, el que establece la obligación para los hosteleros de servir agua del grifo con vasos cuando los clientes la pidan, disponiendo que: “se tiene que ofrecer siempre a los consumidores, clientes o usuarios de sus servicios, la posibilidad de consumo de agua no envasada de manera gratuita y complementaria a la oferta del mismo establecimiento, siempre que el ayuntamiento o la empresa suministradora del agua garantice que es apta para el consumo humano y que, por lo tanto, presenta las condiciones sanitarias exigibles”.

Navarra, por su parte, incluye la medida dentro del plan autonómico para reducir el consumo de plástico y controlar la producción de residuos, así en su Ley Foral 14/2018 sobre el tratamiento de residuos y su fiscalidad, se establece la obligación de servir agua del grifo en restaurantes y cafés, y además prohíbe la venta de agua embotellada en locales de la administración pública, excepto en hospitales. 

En otras comunidades la cuestión está siendo estudiada, pero está por desarrollar y aprobarse, como es el caso de Andalucía o algunas ciudades, a través de sus ordenanzas, como Zaragoza, Granada o Pamplona.

En Andalucía, concretamente, existe un proyecto de ley de promoción de vida saludable, elevando a rango de ley la lucha contra la obesidad, haciendo hincapié en promover una alimentación equilibrada, especialmente entre el colectivo juvenil. De esta manera, establece la obligatoriedad para que se ofrezcan menús saludables en centros educativos, empresas de restauración, centros de ocio infantil y juvenil, lugares de trabajo y centros de personas con discapacidad.

Entre estos requerimientos también se especifica que las empresas de restauración siempre deberán ofrecer a sus clientes recipientes de agua gratuita y vasos para su consumo.

A nivel nacional, por tanto, no hay una obligación legal específica respecto a la obligación de servir u ofrecer agua del grifo a los clientes de restaurantes y servicios hoteleros, lo que sí existe es una normativa respecto a las obligaciones de etiquetado, envasado y elaboración del agua embotellada, a fin de facilitar una mayor información al consumidor, como el RD 1799/2010, de 30 de diciembre, por el que se regula el proceso de elaboración y comercialización de aguas preparadas envasadas para el consumo humano; o el RD 1798/2010, de 30 de diciembre, que se centra en la explotación y comercialización de aguas minerales naturales y aguas de manantial envasadas para consumo humano.

Hay que tener en cuenta que el agua es un alimento tal y como se recoge en el reglamento 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo de 28 de enero de 2002. Por él se establecen los principios y los requisitos generales de la legislación alimentaria, se crea la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y se fijan procedimientos relativos a la seguridad alimentaria.

En el ámbito de la Unión Europea, existe un acuerdo común aprobado para revisar la directiva europea sobre el agua potable, que incluye una mención para fomentar el uso del agua del grifo gratuita en bares y restaurantes, el texto aprobado por el consejo incluye una mención a "promover el uso del agua del grifo destinada al consumo humano" y, para ello, contempla "el fomento del suministro de esta agua en las administraciones y los edificios públicos y del suministro gratuito en restaurantes, cantinas y servicios de comidas", entre otros puntos.

Según la Comisión Europea, consumir menos agua embotellada permitiría a los hogares de la UE ahorrar hasta 600 millones de euros al año y reduciría el uso de botellas de plástico, una de las causas de la basura marina que ensucia mares y costas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING