Condenado a 18 años de cárcel por asesinar de 17 cuchilladas a su ex pareja

  • Valladolid.- La Audiencia Provincial de Valladolid ha condenado a 18 años de prisión y a pagar una indemnización de 120.000 euros a un hombre de 44 años, Ion B., por un delito de asesinato cometido cuando asestó diecisiete cuchilladas a su ex compañera sentimental en la fábrica en la que trabajaban ambos.

Condenado a 18 años de cárcel por asesinar de 17 cuchilladas a su ex pareja
Condenado a 18 años de cárcel por asesinar de 17 cuchilladas a su ex pareja

Valladolid.- La Audiencia Provincial de Valladolid ha condenado a 18 años de prisión y a pagar una indemnización de 120.000 euros a un hombre de 44 años, Ion B., por un delito de asesinato cometido cuando asestó diecisiete cuchilladas a su ex compañera sentimental en la fábrica en la que trabajaban ambos.

La sentencia, a la que ha tenido acceso EFE, impone la condena después de que el pasado jueves un jurado popular, compuesto por siete hombres y dos mujeres, considerase culpable al encausado de atacar a su ex pareja por sorpresa, sin que ella pudiera defenderse ni escapar.

El suceso ocurrió sobre las 13:15 horas del 22 de septiembre de 2008, en el retrete de la fábrica de componentes metálicos situada en Pedrajas de San Esteban (Valladolid) en la que estaban empleados el ahora condenado y la víctima, María V., de 42 años.

Además de la pena de cárcel y el abono de la indemnización a la hija de la mujer que murió apuñalada, la resolución judicial prohíbe al condenado residir en Pedrajas de San Esteban y en la cercana localidad de Íscar -donde vivió la pareja- durante un periodo de veinticinco años.

Prohíbe además, también durante un cuarto de siglo, que el encausado se acerque a menos de trescientos metros de la hija de la víctima, así como comunicarse con ella por cualquier medio.

Al establecer el fallo, el magistrado tiene en cuenta la circunstancia agravante de parentesco, ya que el acusado y la mujer que fue apuñalada convivieron durante varios años, y considera, en este caso como atenuante, que Ion B. confesó a las autoridades el crimen que había cometido.

En el apartado de hechos probados, la sentencia describe cómo Ion B., nacido en Rumanía, mantuvo una relación sentimental de pareja con la víctima, también rumana, desde 2004 hasta marzo de 2008, momento en el que María V. decidió poner fin a la relación, una decisión que no aceptó el acusado y presionó por este motivo a la mujer, en los meses siguientes, para que volviera con él.

Fue sobre las 13.15 horas del 22 de septiembre de 2008, mientras ambos se encontraban trabajando en la factoría Derivados y Sistemas Metálicos (DESIME), cuando María V. se dirigió al servicio y entró al cuarto del retrete.

A los pocos instantes, el acusado, que la había visto, entró en el mismo cuarto tras ella armado con un cuchillo de cocina y se abalanzó sobre la víctima.

La sujetó desde atrás con un brazo y descargó sobre ella repetidas cuchilladas, dirigidas a una zona vital como es el cuello, "con el propósito de acabar con su vida".

La sentencia, que consta de catorce páginas, desglosa cada una de las diecisiete heridas que sufrió la víctima a causa de las cuchilladas que recibió y concreta que, una de las puñaladas, atravesó la laringe y provocó una hemorragia de vías aéreas y digestivas que causó la muerte unas dos horas después, pese a los esfuerzos de los servicios médicos de urgencias.

Establece además como probado que el encausado asestó las puñaladas con gran fuerza y especifica que, mientras se producía el acuchillamiento en el retrete, de reducidas dimensiones y sin que se pudiera ver desde el exterior lo que ocurría, la puerta estaba cerrada.

Por estos motivos, -la dimensión, la ubicación del retrete y el cierre de la puerta-, "María no tuvo ninguna posibilidad de escapar del ataque ni de defenderse del agresor".

Tras conocer el veredicto del jurado el pasado jueves, el fiscal reclamó dieciocho años de prisión para el acusado por asesinato, la misma pena que el abogado del Estado, mientras que la defensa demandó la pena mínima por este delito, quince años de cárcel y la acusación particular entre dieciocho y veinte.

Mostrar comentarios