Cuando el niño tenía entre 9 y 11 años 

Cinco años de cárcel para un profesor particular por abuso sexual a un niño

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla establece la sentencia en la que además se le inhabilitará durante ocho años para ejercer cualquier actividad docente. 

Audiencia Provincial de Sevilla
Un profesor condenado a cinco años de cárcel por abusar de un menor de edad
Archivo/Europa Press

Un hombre que dabas clases particulares ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Sevilla a cinco años y un día de cárcel por abusar de forma continuada de un niño al que daba clases particulares, unos hechos que ocurrieron cuando el menor tenía entre nueve y once años. En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la Sección Tercera de la Audiencia sevillana condena a J.A.M.D. por un delito continuado de abuso sexual con la atenuante de dilaciones indebidas.

Además de la pena de cárcel, el tribunal también lo inhabilita durante ocho años para ejercer cualquier actividad docente, le impone cinco años de libertad vigilada y le prohíbe durante diez años acercarse a menos de 300 metros o comunicarse con la víctima, a la que deberá indemnizar con 15.000 euros. La Sala, en una sentencia fechada el pasado 29 de diciembre, considera probado que el acusado, de 45 años al principio de los hechos, impartió clases al niño y otros menores desde octubre de 2011 a abril de 2014 en su vivienda en la localidad de Pilas (Sevilla) y "fue granjeándose la confianza" de la víctima.

El encausado aprovechó ese factor y "el respeto que infundía" como profesor para que el menor, "a su requerimiento", se sentara sobre sus piernas, momento en el que le realizaba "rozamientos". "Esta actuación sexual fue progresando con el tiempo", de forma que cuando se quedaba solo con él "empezó a ponerlo de espaldas apoyado en una mesa", le bajaba los pantalones y la ropa interior y "le hacía los mismos rozamientos" o le decía "que le metiera la mano en el bolsillo del pantalón" para que el niño tocara sus genitales.

Los jueces estiman que existió un "abuso sexual simple" al dar credibilidad al testimonio del menor sobre los "tocamientos y rozamientos libidinosos" y considerar probado que, al contrario de lo defendido por el procesado, hubo "momentos de soledad" entre ambos, como señalaron la víctima, su madre y otros dos testigos. La Sala también admite que hubo abuso con prevalimiento porque el acusado se valió de la diferencia de edad respecto al niño, que era "fácilmente manejable o manipulable".

Mostrar comentarios