La Diócesis de Astorga "lamenta" el presunto caso de pederastia que califica de "deplorable" y "moralmente inaceptable"

En un comunicado colgado en la web y recogido por Europa Press, la Diócesis advierte que ante la prescripción civil y canónica de los hechos ocurridos hace 28 años, la Congregación para la Doctrina de la fe "levantó" la prescripción canónica para que se pudiera "realizar" un proceso administrativo penal en la diócesis que "verificara" la veracidad de los hechos.

Como conclusión, añade el comunicado, se impuso al sacerdote la pena "pertinente" que el sacerdote aceptó con espíritu de "humildad" y "arrepentimiento".

Una vez conocida la resolución adoptada, José Manuel Ramos Gordón pidió la jubilación de todos sus cargos, petición que el obispo "aceptó" en agosto de 2016, por lo que desde entonces no tiene ninguna "responsabilidad" eclesial.

La Iglesia diocesana lamenta "profundamente" estos hechos tan "deplorables", "moralmente inaceptables" y "reprobables", que han repercutido de manera "negativa" en la imagen de la Iglesia.

Además, han reiterado la petición de "perdón" por el daño causado a la víctima, a la que han expresado una vez más su "apoyo" y "cercanía".

El comunicado concluye manifestando también el "dolor" por el "daño" causado a la sociedad y el "compromiso" firme con la "justicia" y con la "salvaguarda" de la infancia y la juventud.

Ahora en portada

Comentarios