Policía Municipal, con teléfono gratuito de atención 24 horas, percibe una "mayor sensibilidad" ante violencia machista

"El miedo se puede combatir. Lo peor es el enganche sentimental, que se crean que su agresor realmente está arrepentido". La Policía trabaja por reducir el número de víctimas a cero

Policía Municipal, con teléfono gratuito de atención 24 horas, percibe una "mayor sensibilidad" ante violencia machista

La Policía Municipal, que cuenta con un teléfono gratuito de atención a las víctimas de violencia machista (900 222 100), asegura que "hay mayor sensibilidad" en la sociedad ante esta lacra porque "cada vez hay más que gente que llama al 112 para avisar de un caso de malos tratos". La Unidad de Apoyo y Protección a la Mujer, Menor y Mayor de la Policía Municipal trabaja con el objetivo de reducir a cero las víctimas.

Lo apuntaba la Oficial Jefe de la Unidad de Apoyo y Protección a la Mujer, Menor y Mayor de Policía Municipal de Madrid, Marta Fernández Ulloa, en una entrevista en el programa 'Mientras Duermes', emitido en Radio Escuela M21. Sus declaraciones se producían después de cometerse en Usera hace una semana el último crimen machista en Madrid.

"El miedo se puede combatir. Lo peor es el enganche sentimental, que se crean que su agresor realmente las quiere, que está arrepentido", exponía la agente. Eliana se unió a una larga lista de asesinadas por sus parejas o exparejas que, en lo que va de año, ya ha superado la treintena en España.

"Esa cifra se tiene que reducir a cero", afirmaba Marta Fernández Ulloa. Para conseguirlo trabajan en la creación de un entorno que proteja a la mujer "no solamente a nivel policial sino también institucional y con el apoyo de su comunidad".

Las funciones de los agentes que componen la Unidad, que adoptó el nombre actual en 2016, empiezan en el momento en que salta la alarma: alguien llama al 112 para avisar de que se está produciendo una agresión. Puede haber sido la víctima pero también un vecino que ha escuchado gritos o que ha presenciado el ataque en un lugar público, explicaba el Diario municipal (diario.madrid.es), consultado por Europa Press.

Una patrulla de Policía Municipal se dirige al lugar de los hechos y contacta con la mujer agredida para adoptar las medidas de protección que requiera su caso. A partir de este momento, "con complicidad, se inicia un seguimiento del caso en el que se involucrarán todos los recursos institucionales que atienden a víctimas de violencias machistas, coordinando toda actuación con Policía Nacional para optimizar esos recursos".

Los agentes se entrevistan con la mujer para conocer todos los aspectos de su vida cotidiana: si trabaja, si tiene hijos, cómo es su barrio, su casa, sus relaciones el vecindario, su día a día y su entorno. "Es ahí donde tenemos que protegerla", argumentaba la oficial Jefe Fernández Ulloa.

CINCO NIVELES DE RIESGO

La situación de la mujer se califica dentro de cinco posibles niveles: riesgo no apreciado, riesgo bajo, medio, alto y extremo. Cada uno de estos niveles conlleva unas medidas policiales determinadas, establecidas por protocolo, cuya finalidad es evitar que se produzca una nueva agresión.

En caso de riesgo extremo, la Policía Municipal establece una protección de 24 horas, realizada por agentes de paisano para evitar la victimización secundaria y siempre ateniéndose a a la voluntad o circunstancias de la mujer protegida dado que algunas rechazan que sus vecinos o familiares sepan cuál es su situación.

"Para nosotros es fundamental que las personas con las que convive, con las que trabaja, sepan que ella está protegida para que cualquiera dé la voz de alarma si aparece el agresor pero, si la mujer se niega a que su entorno lo sepa, nosotros hemos de respetar su voluntad", exponía Marta Fernández Ulloa.

La "dependencia económica del agresor, el miedo, el sentimiento de culpa que le ha inculcado, la vergüenza y muy a menudo la dependencia emocional son algunos de los elementos que determina el comportamiento de la mujer a la que la Policía Municipal brinda protección". "El miedo se puede combatir. Lo peor es el enganche sentimental, que se crean que su agresor realmente las quiere, que está arrepentido", resaltó la agente.

IMPLICACIÓN DE LA CIUDADANÍA

La Policía destaca que la implicación de la ciudadanía es imprescindible para lograr el objetivo cero agresiones que se plantea la Unidad de Apoyo y Protección a la Mujer. "La mujer que sufre malos tratos, la víctima, necesita el apoyo, la connivencia e, incluso, las demostraciones de solidaridad de su entorno para superar su situación", apuntan.

También constatan una "mayor sensibilidad respecto al tema". "Cada vez hay más que gente que llama al 112 para avisar de un caso de malos tratos. Si la víctima se niega a darnos datos, nosotros tratamos de conseguirlos en su entorno. Y si se niega a denunciar y hemos comprobado que ha habido una agresión, la Policía denuncia y se pone en marcha la maquinaria judicial", destacaba la oficial.

Desde el Ayuntamiento de Madrid han añadido que Madrid "necesita feminismos". "Es una obviedad, pero una obviedad más que necesaria".

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios