VIOLENCIA GÉNERO. 42 MUJERES HAN SIDO ASESINADAS EN LO QUE VA DE AÑO, DOS MENOS QUE EN TODO 2016

- Las feministas acusan al Gobierno de no reconocer a todas las víctimas. Las mujeres asesinadas en 2017 por sus parejas o exparejas ya son 42, sólo dos menos que en todo 2016, después de que una joven de 20 años fuera asesinada ayer por su ex novio en Cartagena. La feminista Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, critica la lentitud con la que se reconocen oficialmente a estas víctimas, que según el Gobierno son 36 este año.
Sin embargo, este registro oficial no tiene en cuenta a la chica de 20 años asesinada ayer por su expareja sentimental ni a otras cinco mujeres, cuyos casos aún no han sido reconocidos judicialmente.
El registro, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, lleva más de un mes sin actualizarse.
Por esta razón, las asociaciones feministas contabilizan las víctimas “reales” para, así, dejar constancia de la magnitud de la violencia machista. Según el registro de la entidad que preside Ana María Pérez del Campo son 42 las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, y esta cifra sí incluye a la joven asesinada ayer.
Según los datos oficiales, las víctimas mortales de violencia de género en 2016 fueron 44, aunque las asociaciones reconocen 55. Pérez del Campo sostiene que el hecho de que los registros oficiales no incluyan a mujeres víctimas implica que el Gobierno “no está reconociendo las cifras reales”, por lo que aboga por un registro provisional, según explicó a Servimedia.
La última actualización de los datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad data del 24 de agosto, cuando se incluyó a la víctima de Arroyo de la Luz (Cáceres), asesinada por su marido, que fue detenido. Estos datos tampoco reconocen como víctima a Pilar Garrido Santamans, de 34 años, española y asesinada en Tamaulipas (México) por su pareja.
Por su parte, la portavoz de la Federación de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, recordó que la dilación a la hora de reconocer oficialmente a una mujer como víctima mortal de violencia de género responde al proceso judicial, aunque también abogó por un registro que compute las víctimas “reales”.

Ahora en portada

Comentarios