Miércoles, 27.05.2020 - 03:46 h
"Es horroroso"

Cafeterías, gimnasios, pasillos: "No hay un hueco sin camas en todo el hospital"

Los contagiados han ido copando cada departamento de los hospitales madrileños que, con todas las habitaciones completas, ahora buscan alternativas.

Hospital de Alcorcón
Cafeterías, gimnasios, pasillos: "Ya hay una cama en cada hueco del hospital" / La Información

Hace semanas, los sanitarios españoles empezaron a alertar de que, al ritmo al que crecían los infectados, en el transcurso de unos días sus centros ya no podrían acoger a más pacientes. Poco a poco, los contagiados coparon todas las plantas y, muchas de ellas, incluso doblaron su capacidad: Maternidad, Rehabilitación, Cirujía... Con las habitaciones de todas ellas repletas, los directores de los centros han tenido que buscar alternativas. "Es tremendo", comentan a La Información desde el Hospital Infanta Leonor, uno de los primeros que habilitó su gimnasio. Por sus pasillos se comenta que esta semana los "coronas" desembarcarán en la cafetería.

Aumentar el número de camas disponibles se ha convertido en uno de los mayores retos del sistema de salud madrileño en su carrera contra la pandemia. El hospital de campaña de Ifema acoge ya a cientos de casos leves y la Comunidad ha puesto a disposición de los enfermos varios hoteles medicalizados. "Aquí no paran de llegar pacientes, así que todo espacio que se pueda aprovechar se aprovecha", confirman desde el Jiménez Díaz. El problema, apuntan los profesionales de este centro, son los casos graves. Aquellos pacientes que exigen los servicios de una UCI no pueden acabar en un pasillo o una cafetería.

Estas unidades suelen tener cerca de una decena de camas y sus enfermos -"los graves son muy numerosos"- requieren respiración mecánica. "Es difícil que en una cafetería se pueda montar una UCI, porque no tiene las tomas de oxígeno o  electricidad que necesitan nuestros pacientes", señalan intensivistas del Jiménez Díaz. Su unidad cuenta con 26 camas, todas ocupadas. "Por aquí se están aprovechando otras unidades, pero no descarto que lleguemos a ese punto", lamentan, "Es horroroso".

Hospital Infanta Leonor
Hospital Infanta Leonor / La Información
Hospital Infanta Leonor
Hospital Infanta Leonor / La Información

El servicio de cafetería en el Hospital de Alcorcón ha colgado el cartel de cerrado. Hileras interminables de camas blancas con mantas azules se extienden donde antes los clientes departían alrededor de sus mesas. Por su parte, la Comunidad de Madrid no ha aportado los datos concretos de sus centros, ya que el 'plan de choque' frente al Covid-19  depende de los gerentes de cada uno. Aunque existe  una comunicación constante. En el Hospital de Móstoles ya tienen preparado un 'hall' con camas similares a las que se han llevado a Ifema "que se recibieron este viernes por la tarde para montar cuando se necesite", informa la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) a este diario.

Hospital de Alcorcón
Hospital de Alcorcón / La Información

Antes de que se decretase el estado de alarma y el Gobierno acaparase las instalaciones de los centros privados, la Comunidad contaba con 1.500 camas de UCI. Este sábado ya había 1.404 contagiados ingresados en los cuidados intensivos madrileños. La capital, aún el epicentro de la pandemia en España, contaba con 21.520 infectados según el último balance del Ministerio de Sanidad de este sábado. En las 24 horas precedentes, sumó 345 muertes, lo que alzaba el total de fallecidos a casi 3.000 desde que comenzó la epidemia, casi la mitad de todas las víctimas mortales registradas en el país. Del viernes al sábado, España registró 832 muertes, un aumento del 17% en un dolo día, lo que supuso un nuevo récord para el país, donde el virus ya se ha cobrado la vida de 5.690 personas. 

A pesar de que la gran mayoría de los casos se encuentran en sus casas  y se atienden de forma monitorizada, el aumento de la capacidad de hospitalización sigue siendo indispensable para una región a la que la enfermedad no ha dado tregua. Con más de 72.000 contagiados en todo el país, la suma de camas se ha convertido en una carrera a contrarreloj en la que ya participan todos los centros madrileños.

En el hospital de Getafe han empezado por los gimnasios: tienen tres, todos repletos de camas. El Ramón y Cajal ha trasladado a la planta de Neumología a los pacientes con sus respiradores y los contagiados ya han llegado al gimnasio. En la calle Diego de León, el Hospital Universitario de la Princesa ha llenado sus pasillos, en previsión, y apenas quedan sillones sin sábanas. En Fuenlabrada el gimnasio lleva toda la semana lleno con cerca de sesenta camas y la Sala de Extracciones ya se ha dispuesto para empezar a recibir pacientes.

Hospital Universitario de la Princesa
Hospital Universitario de la Princesa / La Información

Los gigantes, saturados

Nada parece suficiente frente al huracán de la pandemia. Gigantes como el Gregorio Marañón también hacen malabares para ampliar el aforo, pero la responsabilidad puede más que el agotamiento de su personal y sus recursos. El edificio de Oncología se encontraba cerrado por obras, pero la dirección ha abierto las zonas que se podrían habilitar. Estos cambios suman, a la ímproba labor asistencial, un gran esfuerzo de logística. El ir y venir del mobiliario, la reparación de canalizaciones, la puesta a punto de las instalaciones eléctricas; componen la cara 'B' de la contención. Las habitaciones individuales han pasado a la historia y muchas de las dobles ya son triples. Las salas de reanimación, los quirófanos y unidades como la coronaria... Además del gimnasio, el Gregorio Marañón ha ha llenado de camas la biblioteca. 

En el 12 de Octubre, la situación es extrema. Las unidades  del  hospital están disgregadas en cuatro edificios y ya se ha habilitado un servicio de lanzadera para trasladar pacientes de unas instalaciones a otras. Aún así, las Urgencias se hallan al borde del colapso. El hospital es el centro de referencia para la zonal sur de Madrid y ya cuenta con cerca de 800 camas para pacientes de Covid-19. Todos los esfuerzos de su plantilla se centran ahora en los enfermos de la pandemia. Así, además de  las habitaciones habituales, el gimnasio y algunas zonas anexas; la dirección ha reservado el módulo prefabricado -junto al edificio conocido como Residencia General- que se activó el pasado septiembre para las consultas urgentes.

Hospital 12 de Octubre
Hospital 12 de Octubre / La Información

"Pacientes que antes eran de UCI, ahora están en planta"

La saturación de las UCIs madrileñas ha llevado a CSIF a pedir una centralización de sus recursos por parte de la Consejería de Sanidad "para que se deriven pacientes que necesiten este recurso a otros centros en el menor tiempo posible". "Hay pacientes que aunque en otro momento habrían cumplido criterios de UCI, están en planta", resume el sindicato en un comunicado. En este sentido, el presidente del organismo en Madrid, Fernando Hontangas, ha remitido un escrito al consejero Enrique Ruiz Escudero, donde le insta a gestionar operativamente de forma única y "de manera urgente" las capacidades de estas unidades que, pese a que han aumentado el número de camas en cerca de 1.500, "este número es insuficiente". "Encontramos a pacientes jóvenes en las urgencias que mantienen la saturación de oxígeno  en límites inasumibles", reza el texto. "Los familiares quedan desesperados, ante la impotencia de saber que en cualquier momento su ser querido puede empeorar, y nos preguntan cuándo ingresa en UCI su familiar". 

Y es que muchos familiares no acaban de entender que a sus enfermos se les haya considerado como ''no aptos' para el ingreso, a pesar del hospital de campaña de Ifema, las carpas apuntaladas para aumentar la capacidad de los hospitales y las imágenes de cafeterías, gimnasios y pasillos llenos de camas. "Los profesionales les han llegado a decir que, si conocen algún sitio donde haya una cama libre de UCI, se lo trasladen para poder tramitarlo", relata Hontangas, "El caso es que todos los centros están igual". No en vano, la imagen de los hospitales madrileños muestra un escenario que roza lo bélico. El enemigo común, la pandemia.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING