Jueves, 21.11.2019 - 03:46 h
Ya hay más asesinadas que en todo 2018

El grito que despertó a los vecinos de la mujer degollada: "Nos quiere matar"

El detenido ya había sido acusado en cuatro ocasiones por Helena, una mujer de 45 años de Denia que poco pudo hacer por salvar su vida.

Bloque de vivienda donde una mujer ha sido asesinada
Bloque de vivienda donde una mujer ha sido asesinada / EFE

Los gritos de pánico y desesperación de una niña de once años pusieron en vilo a un vecindario que no se imaginaba lo que a las cuatro de la mañana estaba sucediendo en ese segundo piso del número 33 de la Avenida Valencia en Denia. La expareja de la inquilina entró por el patio trasero gracias a una escalera de dos metros, con un cuchillo carnicero en la mano que compró el día anterior para degollar a la víctima. La hija de once años  corrió escaleras abajo para llamar a su amiga del primer piso al grito de "quiere matarnos, quiere matarnos".

Helena murió degollada, con heridas en la palma de la mano por intentar  defenderse de este hombre sobre el que pesaba una orden de alejamiento en vigor desde el pasado febrero. Con Helena se bate un récord en la dramática cifra de mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas: ya hay  más que en todo 2018. Hasta el 22 de octubre del pasado año la cifra era de 43, mientras que en todo el ejercicio se registraron 48 asesinatos por violencia de género. Así pues, este mes ya se ha superado la cifra de asesinadas en 2018. En las últimas 48 horas han sido asesinadas tres mujeres (y tres menores de edad se han quedado huérfanos). 

Helena, de nacionalidad rusa, es la última víctima. Hablaba poco español, según relatan los vecinos a la agencia Efe. Aseguran que no tenían mucho trato con ella, pero hablan de una persona muy amable. Relatan como su expareja fue el primero en llegar a la vivienda. Luego apareció ella con la niña y, tras seis meses juntos, este hombre de nacionalidad rusa de 55 años desapareció de la vivienda. 

La investigación apunta que el hombre utilizó el cuchillo, de tipo tajador, y una escalera de dos tramos de tres metros que también adquirió ayer para alcanzar el balcón del primer piso, desde donde ascendió hasta la galería de la vivienda de la víctima, en la segunda planta. Una vez allí, forzó la puerta para entrar en la casa, donde dormían tanto la víctima como la hija de ésta (y de otra pareja), de 11 años.

Al llegar al dormitorio, el detenido le dijo a la menor que saliera y que avisara a la Policía y después agredió "brutalmente" a la mujer y utilizó el cuchillo para degollarla mediante la sección de la arteria. Según el comisario, el cuchillo, al igual que la escalera, "estaba nuevo", incluso con el estuche de comprarlo el mismo día. "Lo pensó 24 horas antes y lo compró todo para este execrable y horrible crimen", ha proseguido Cid, quien ha indicado que la mujer perdió la vida en el acto.

La víctima, que tenía una orden de protección de grado medio y a quien el hombre tenía prohibido acercarse, presentaba "cortes de resistencia" en la mano izquierda, aunque el comisario cree que prácticamente no tuvo opción porque el agresor "la ha pillado durmiendo". Una vez asesinada, el ya detenido "ha esperado allí" a la llegada de la Policía.

Ya fue condenado

En su historial consta que ya fue condenado en febrero, por el Juzgado de lo Penal 3 de Benidorm, por dos delitos de violencia de género contra la víctima y dos delitos de violencia doméstica cometidos contra la hija menor de la mujer el día de Nochevieja de 2017 y dos días después. Por cada uno de los delitos por los que fue condenado, el juzgado le impuso una pena de 28 días de trabajos en beneficio de la comunidad, así como un año de privación del derecho a la tenencia y porte de armas y un año y un día de prohibición de aproximarse a menos de 300 metros de la víctima, a su domicilio, lugar de trabajo y cualquier otro que frecuentase y de comunicarse con ella por cualquier medio. Se le apreció la atenuante de alcoholemia.

Un segundo procedimiento fue abierto en febrero de este mismo año a raíz de un informe de la Policía Local en el que se referían unas manifestaciones de la víctima según las cuales su excompañero sentimental se había puesto en contacto telefónico con otro hijo de ella, mayor de edad y que reside en Rusia, y había vertido amenazas contra la mujer y su hija pequeña.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING