Lunes, 09.12.2019 - 03:27 h
El padre confesó los asesinatos

El hijo del autor del triple crimen: "Llegó papá con una pistola y mató a mamá"

Los pequeños fueron llevados a una casa vecina y un agente de la Guardia Civil, vestido de paisano, les preguntó si habían visto algo. 

Triple asesinato en Valga
Triple asesinato en Valga / EFE

Valga llora la muerte de sus tres vecinas víctimas de la violencia machista. Dos pequeños de 4 y 7 años se quedaron sin su madre, su tía y su abuela después de que su padre, en proceso de separación, las matara a tiros con una arma corta. Lo hizo delante de ellos, y así se lo relatan a la Guardia Civil cuando un agente, vestido de paisano, les pregunta si vieron algo: "Llegó papá con una pistola y mató a mamá". Al escuchar los disparos un vecino corrió hacia la casa y desde fuera los llamó y así lo relata a Espejo Público. Un familiar se hará cargo de ellos. 

El triple crimen se registró el lunes poco después de las ocho de la mañana en el lugar de Carracido, en la parroquia de Cordeiro (Valga), cuando Sandra B.J. se disponía a llevar al colegio a los dos hijos que la expareja tenía en común, de 7 y 4 años de edad, y que lo presenciaron todo. El hombre, José Luis Abet Lafuente, empleó un arma hallada después por los investigadores en el río Tambre.

Tras acabar con la vida de su expareja, el homicida disparó contra su excuñada, Alba B.J, que estaba justo al lado del vehículo con una llamada al 112 para alertar a las autoridades y, posteriormente, a pocos metros de allí mató a su exsuegra, María Elena J.F, de 57 años, que acababa de llegar. Ninguna de las dos últimas residía en este domicilio pero era habitual que ambas de desplazaran allí para ayudar a Sandra con los niños desde la separación del matrimonio.

Abet Lafuente, que tiene otro hijo mayor de una relación anterior, se dio a la fuga tras cometer el triple asesinato y fue detenido poco después en las inmediaciones de la casa de su madre, en el municipio coruñés de Ames, en donde residía desde su divorcio. Fuentes de la investigación han confirmado que fue el propio autor del crimen el que llamó por teléfono a la Guardia Civil desde la casa materna para entregarse.

Con Sandra, son ya 41 las asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año y 30 (al sumarse estos dos niños) los menores que han quedado huérfanos. La fábrica de sistemas técnicos del accesorio y componentes, en sus siglas STAC, en la que estaba empleada se ha posicionado públicamente contra el crimen machista.

En la jornada de ayer este negocio ubicado en el municipio de Padrón (A Coruña) cerró sus puertas y en el contestador el mensaje que se podía escuchar era: "STAC, hoy lunes día 16, permanecerá cerrado por la trágica pérdida de nuestra compañera Sandra Boquete, víctima de un atentado de violencia de género. Rogamos entiendan la situación". Además, en la web, el texto que presidía era es "No más violencia machista", también en su versión en inglés: "Stop violence against women".

La hermana de Sandra, de 27 años y llamada Alba, era terapeuta del lenguaje en Amencer-Aspace y, como publicitaba en sus redes sociales, administradora de "Falando. Gabinete de Logopedia", un proyecto que defendía con gran entusiasmo; no en vano, aparte del grado, ella había cursado un máster en estudios avanzados sobre el lenguaje, el habla y la comunicación. Familiares próximos a las víctimas relataron a Efe que la madre de ambas, María Elena, había superado una dura dolencia, un tumor, y estaba volcada por completo en su marido y en el resto de su familia.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING