De San Francisco a Santa Catalina de Siena, los santos del Gobierno italiano

  • La mayor parte de los actuales ministros italianos, incluido el presidente del Consejo Mario Monti, se encomiendan a San Francisco de Asís, mientras otros lo hacen a San Agustín o a sus santos preferidos, según un sondeo realizado por los Hermanos Franciscanos del Sagrado Convento de Asís (Italia).

Carmen Postigo

Roma, 3 abr.- La mayor parte de los actuales ministros italianos, incluido el presidente del Consejo Mario Monti, se encomiendan a San Francisco de Asís, mientras otros lo hacen a San Agustín o a sus santos preferidos, según un sondeo realizado por los Hermanos Franciscanos del Sagrado Convento de Asís (Italia).

Del sondeo, que ha sido publicado hoy, resulta que el ministro de Educación, Francesco Profumo, el de Políticas Agrícolas, Mario Catania y el de Medioambiente, Corrado Clini, rezan también al fundador de la orden franciscana.

Los inquilinos de la sede del Gobierno "gozan de una alta religiosidad", refiere el padre Enzo Fortunato director del sitio en Internet www.sanfrancesco.org.

Monti, católico practicante, confiesa ser devoto del santo medieval (1182-1226) porque ha escrito "El Cántico de las Criaturas", un "himno poético a la vida".

Por descontado el ministro Riccardi, creador de la activa comunidad católica de San Egidio, es uno de los promotores del Espíritu de Asís, en recuerdo de la primera histórica reunión interreligiosa impulsada por Juan Pablo II en 1998 en la ciudad del santo.

San Francisco, fundador también de las hermanas clarisas, es además "modelo ideal" para Clini (Medioambiente) y Catania (Políticas Agrícolas) por "la defensa de lo creado" por ser el humilde santo protector de la naturaleza y de los animales a los que llamaba "hermanos".

Personal es la devoción de Profumo (Educación) por San Francisco "tengo el nombre del pobrecillo (como también era llamado el santo) y por ello le rezo".

Son, por tanto, cinco los ministros del Gobierno tecnócrata de Monti que eligen como su santo predilecto al patrono de Italia, "signo que su mensaje es más que actual y de gran espesor espiritual y existencial", refiere el estudio de los franciscanos.

El santo de Corrado Passera (Desarrollo) es San Agustín -según explica- "porque es uno de los más grandes pensadores de la humanidad, es un hombre que ha sabido cambiar totalmente su vida dejando todo a sus espaldas".

"Agustín ha sabido congraciar fe y razón, y sobre todo ha sabido imaginar y después contribuir a realizar un mundo nuevo superando los viejos dogmas y recorriendo caminos de cambios".

Para el padre Fortunato las elecciones de los ministros "son respuesta al momento histórico que está viviendo nuestro país en su dramatismo y en su potencialidad".

Giampaolo Di Paola (Defensa) reza a Santa Bárbara; Giulio Terzi (Exteriores) a San Lucas Evangelista; Lorenzo Ornaghi (Bienes Culturales) a San Lorenzo; Renato Balduzzi (Salud) al "siervo de Dios" Giuseppe Lazzati, futuro beato; Paola Severino (Justicia) a la Virgen de Pompeya; Anna Maria Cancellieri (Interior) a la Virgen María; Fornero (Trabajo) a San Carlos, Piero Giarda (Relaciones con el Parlamento) a Santa Catalina de Siena porque "ha escrito que el poder es un préstamo de Dios, y por tanto nadie tienen el derecho de apropiarse de él indebidamente".

No podía faltar el subsecretario de Estado a la Presidencia del Consejo, Antonio Catricalà, devoto de San Antonio de Padua, "defensor de los pobres".

El ministro de la Administración Pública y la Simplificación, Filippo Patroni Griffi, el ministro de Asuntos Europeos Enzo Moavero Milanesi y el ministro de Asuntos Regionales, Turismo y deporte, Piero Gnudi, no tienen sin embargo un santo referido, mientras que el ministro de Cohesión Territorial, Fabrizio Barca, se declara como el único no creyente.

"Cada uno, en base a su sensibilidad y devoción, está vinculado a un santo. Algunos de estos santos son tomados como modelo de valores cristianos ligados a nuestra tradición. San Francisco, en particular, es patrono de Italia y es conocido en todo el mundo por su espiritualidad y por el hecho de ser el típico santo italiano útil y a tener presente en este momento histórico", dijo el Custido del Sagrado Convento de Asís, padre Giuseppe Piemontese.

Mostrar comentarios