Miércoles, 12.12.2018 - 22:53 h

Extremadura se suma a un proyecto para favorecer el asentamiento de familias del núcleo urbano en zonas rurales

Fernández Vara aboga por buscar alianzas para abordar el "grave problema" del despoblamiento en el mundo rural

Extremadura se suma a un proyecto para favorecer el asentamiento de familias del núcleo urbano en zonas rurales

Extremadura se ha sumado al proyecto 'Nuevos senderos', que ha puesto en marcha la Fundación Cepaim en otras regiones españolas, y que consiste en favorecer el asentamiento de familias procedentes de ciudades y que deseen emprender una nueva vida en núcleos rurales, como ya ha ocurrido en localidades de provincias como Teruel o Soria, donde el programa se viene desarrollando con éxito desde hace unos diez años.

El programa, que ha contado en la región con la colaboración de la Red Extremeña de Desarrollo Rural (Redex), busca acompañar y asesorar a las familias que quieran trasladarse a vivir a zonas rurales, de manera que se centra en la búsqueda de oportunidades de empleo en función de las necesidades de la zona, la casa donde vivir, la escuela para los niños y, en definitiva, una "mejora de la calidad de vida", según ha señalado Rosalía Guntín, asesora de la dirección de la Fundación Cepaim.

De momento, se han puesto en contacto con varios pueblos del entorno de Navalmoral de la Mata y Mérida que podrían estar interesados en acoger a familias que pretenden cambiar su estilo de vida y apuestan por el campo en lugar de por el asfalto.

Ése fue el caso de algunas familias que han relatado en esta jornada de presentación su experiencia o alcaldes, como el de Yanguas (Soria), que a través de Cepaim han conseguido repoblar su municipio y ahora tienen 13 niños escolarizados en un colegio que hace unos años estaba abocado al cierre.

BUSCAR ALIANZAS

En la jornada de 'Nuevos Senderos' ha participado el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, quien ha abogado por buscar alianzas entre el mundo político, el social, el tercer sector y el mundo cooperativo para abordar el "grave problema" del despoblamiento en el mundo rural y poder ofrecerle una solución.

El jefe del Ejecutivo autonómico ha valorado este proyecto europeo, que es una iniciativa de movilidad geográfica de personas y familias desde zonas urbanas hacia espacios rurales, porque convierte "el medio rural de nuevo en un contexto de oportunidades laborales y de mejora de la calidad de vida de estas personas".

"Los proyectos de vida están vinculados al empleo; el empleo, al lugar donde se genera riqueza y la riqueza está allí donde están los recursos naturales", ha destacado el presidente, al tiempo que ha vuelto a poner en valor la estrategia de economía verde circular, de la que ha señalado que "permite que los recursos no se agoten, sino que se reutilicen y se regeneren".

Por ello, ha insistido en que es "esencial" definir un modelo de organización que "otorgue importancia a lo pequeño y a lo auténtico", un modelo que ha vinculado con la pervivencia del mundo rural y del que ha subrayado que permitirá que "nuestro futuro no dependa de nadie, sino de nosotros mismos".

"Tenemos la agroindustria, la energía y la naturaleza", ha señalado Fernández Vara, que ha destacado que estos son tres grandes recursos para asegurar el futuro de la región. En este punto, ha reflexionado sobre el problema del despoblamiento, del que ha señalado que es una cuestión que "genera profundas desigualdades", ya que permite que "haya casas sin gente en el medio rural y gente sin casas en las grandes ciudades".

En este sentido, ha destacado que el modelo urbano y el asentamiento de población en las grandes ciudades es el que ha provocado el despoblamiento del medio rural, además de no resolver el grave problema del desempleo, en el que está el origen de estas migraciones.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo ha destacado el papel que realizan estas instituciones provinciales para mantener a la población rural con servicios de cultura, asesoramiento jurídico y económico, red de carreteras o la gestión del agua, así como la lucha contra la brecha digital.

"El que no esté conectado dejará de existir y no tendrá oportunidad en el mundo rural" ha aseverado, al tiempo que ha animado a trabajar porque los jóvenes que se marchan de sus pueblos a estudiar a la universidad tengan oportunidad de regresar a los mismos.

La presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, ha reivindicado el papel las diputaciones por el desarrollo en el mundo rural, "aunque a veces estén en entredicho", ha apostillado, y ha dicho que en caso de la de la provincia de Cáceres ha ido más allá con la celebración del Congreso de Despoblamiento en Montánchez el año pasado y la firma del manifiesto por parte de Junta, Diputaciones y Mancomunidades.

MEDIDAS IMPORTANTES Y URGENTES

"En una provincia como la de Cáceres es necesario tomar medidas importante y urgentes, no sólo par asentar población sino también para atraerla", ha dicho Cordero que ha incidido en la de que existan servicios en el mundo rural como transporte escolar y centros de salud, así como el empleo, algo en lo que ha dicho ha trabajado Extremadura que "no ha tenido que cerrar ningún pueblo al contrario que otras comunidades como Castilla y León".

Cordero, que también es alcaldesa de Romangordo, un pequeño pueblo de 160 habitantes, ha relatado su experiencia cuando hace unos años consiguieron atraer a diez familias al pueblo a los que ayudaron a integrarse y ello propició que la escuela no se cerrase y que en la actualidad cuente con 14 niños matriculados.

"LA SOLUCIÓN NO ES FÁCIL"

Sin embargo, según ha explicado el presidente de la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura (Fempex), Francisco Buenavista, la "solución no es fácil" ya que la "sangría demográfica" en el mundo rural continúa, según los datos de la FEMP del año pasado, que avalan que los núcleos rurales siguen perdiendo población, mientras las ciudades ganan en habitantes.

Así, en España ha crecido el número de municipios con menos de 1.000 habitantes, ya que en 2015 eran 928 y en 2016 esa cifra llegó a los 1.286 pueblos. "La mitad de los pueblos están en peligro de extinción", ha incidido Buenavista, ya que existen unos 4.000 municipios por debajo de los 500 habitantes.

A pesar de estos datos, la situación en Extremadura no es de las peores aunque ha instado a los poderes públicos a que tomen conciencia de este problema y se impliquen en la búsqueda de soluciones ya que la dispersión geográfica y el envejecimiento de la población colocan a la región extremeña en el punto de mira. "Extremadura no tiene una situación tan dramática como otras regiones pero si no hay empleo, no hay población", ha sentenciado.

El presidente de Cepaim, Juan Antonio Miralles, ha incidido en esta idea y ha asegurado que para luchar contra la despoblación es necesario mejorar la distribución de habitantes entre las zonas urbanas y rurales pero para ello, todas las administraciones y organizaciones sociales deben "trabajar en red" porque "en solitario no se puede hacer frente a este gran reto de la sociedad".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios