Sábado, 15.12.2018 - 01:46 h
Se casa la princesa Eugenia

Todos los pormenores de la boda real británica que más polémica ha levantado

La hija del príncipe Andrés se casa en el mismo lugar que Harry y Meghan, pero su enlace no levanta el mismo entusiasmo en el pueblo.

Eugenia
La princesa Eugenia de York y su prometido Jack Brooksbank / EFE

Parece que en Reino Unido les ha sabido a poco la gran boda del príncipe Harry con Meghan Markle el pasado 19 de mayo. Un enlace que ya ha pasado a la historia y que hizo las delicias del pueblo británico, que ha convertido a la actriz norteamericana en su nueva estrella. Este viernes 12 de octubre, Inglaterra vivirá otra jornada de alto copete con el enlace entre la princesa Eugenia de York, hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson y nieta de Isabel II, y Jack Brooksbank, hijo de un adinerado empresario británico con el que lleva saliendo ocho años.

Pero, fuera de lo que pudiera parecer, esta boda ha generado mucha controversia en las islas británicas. Sobre todo, por su elevado coste. Se estima que el las arcas públicas británicas tendrán que pagar 2,3 millones de euros para garantizar que todo se desarrolla con total seguridad y para engalanar Londres de cara al acontecimiento. Una cantidad que no ha gustado nada al pueblo, ya que Eugenia no tiene el mismo rango que sus primos William y Harry -que son herederos al trono- y nunca ha gozado de la misma popularidad. Además, se va a producir muy seguida de la de Harry y Meghan, cuyo coste se disparó a los 37 millones de euros.

Pero, sea como sea, la nieta de Isabel II tendrá una boda a su altura de la que se conocen ya numerosos detalles. Incluso quién va a vestirla en un día tan especial. Y hay que destacar que este enlace va a tener muchas similitudes con el vivido el pasado mes de mayo...

Empezando por el lugar. Porque Eugenia y Jack se casarán en el mismo sitio que Harry y Meghan, la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor a las 11.00 de la mañana hora local (las 12.00 en España). Un lugar que ya se ha preparado para la ocasión y que espera recibir numerosos invitados este viernes. Porque están invitadas nada menos que 850 personas, 250 más que en la boda de mayo. Según los medios ingleses, Eugenia quería tener más público que sus primos, de ahí la cifra y la mala acogida del matrimonio entre los ciudadanos. 

Al igual que en la de Harry y Meghan, 1.200 ciudadanos han sido invitados a seguir la ceremonia en los jardines del Castillo de Windsor, por cuyos aledaños darán los recién casados un paseo en carruaje para saludar al pueblo, de forma similar a los duques de Sussex. Además, veremos a algunos de los personajes célebres que ya vimos en mayo en el mismo lugar, pues están invitados David y Victoria Beckham y George y Amal Clooney, entre otros.

Windsor
La boda se celebrará de nuevo en Windsor / EFE

El 'dress code' de un evento de la realeza es cuanto menos importante, ya que desentonar en una boda así es una total metedura de pata. Por ello, la invitación lo deja muy claro: los hombres tienen que vestir de chaqué y ellas con vestido de día -no puede ser largo hasta los pies- y sombrero o tocado. 

Pero si hay algo que levanta expectación en una boda es el vestido de la novia. Y, en este caso, ya se sabe incluso quién lo firmará. Será la diseñadora británica Stella McCartney quien vista a Eugenia, otra gran similitud con la boda de Meghan, pues su segundo traje también era de la hija del ex Beatle -y levantó auténticas pasiones-. Habrá que esperar a este viernes para saber si Eugenia también se ha inspirado en este vestido con cuello halter que hasta tuvo clones 'low cost'. 

Otro detalle del que Eugenia ha tomado nota, pero esta vez de la boda de William y Kate, es el de la dama de honor. Si en esa ocasión fue Pippa Middleton la encargada de ayudar a su hermana en su día más especial -acaparando la atención de la prensa mundial-, mañana será la princesa Beatriz quien acompañe a su hermana de camino al altar y durante toda la jornada. Las dos hermanas hijas del príncipe Andrés y Sarah Ferguson siempre han estado muy unidas y no se esperaba menos que ese papel para Beatriz en el enlace de su hermana.

Numerosos costes

Como decíamos, esta boda tendrá un gasto estimado de más de 2 millones de euros para las arcas públicas británicas. Pero habrá numerosos gastos más, porque lo que es la boda en sí corre a cargo de la Familia Real Británica, al igual que ocurrió en la de Harry y Meghan. 

Por ejemplo, se prevé que el banquete cueste más de 100.000 euros, algo muy probable a tenor de la cifra de invitados. Solo la tarta tendrá un coste de 6.000 euros. Además, habrá una fiesta posterior que estará amenizada ni más ni menos que por Robbie Williams, aunque el cantante asistirá a la ceremonia, ya que es amigo de la pareja. Incluso su hija formará parte de la cohorte de pajes que acompañarán a la novia, junto a los hijos de William y Kate.

Pero la fiesta no acaba el viernes. El sábado 13, Eugenia y Jack han preparado una divertida jornada a sus invitados más allegados para la que han contratado incluso una 'wedding planner'. Los recién casados compartirán un día inspirado en los festivales de la campiña inglesa -esos que se llenan de influencers con botas de agua Hunter- con coches de choque, juegos y puestos de comida.

Ahora en Portada 

Comentarios