En Soria

Detenido por agredir a su expareja y fugarse en un coche con su bebé

Casi dos horas después, el hombre se entregó voluntariamente en las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil.

Un agente de la Guardia Civil junto a un coche patrulla.
GUARDIA CIVIL
4/2/2021
El hombre tenía una orden de alejamiento de su pareja desde octubre del 2020
GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil detuvo ayer martes en Golmayo (Soria) a un hombre acusado de agredir a su expareja, con quien tenía una orden de alejamiento, cuando se encontraban en el interior de un vehículo en la N-122, y después dejar a la mujer en tierra y abandonar el lugar en el coche con el hijo de ambos, un bebé de seis meses. Según ha detallado la Subdelegación del Gobierno en Soria, el hombre tenía una orden de alejamiento de su pareja desde octubre del 2020: además de un delito de violencia de género se le imputa otro de quebrantamiento de condena. Los hechos sucedieron en torno a las 11.45 horas de ayer cuando en la Comandancia de la Guardia Civil recibió una llamada del 112, en la que informaba de un episodio de violencia de género en el interior de un vehículo en la N-122, a su paso por el término municipal de Golmayo.

El servicio de emergencias trasladó que el supuesto autor había abandonado el lugar en un vehículo particular y se había llevado a un bebé de seis meses, hijo de ambos, dejando a la mujer en tierra. La Comandancia de la Guardia Civil de Soria estableció un dispositivo para el auxilio de la víctima y la identificación y localización del autor y del bebé. Una patrulla se trasladó al lugar de los hechos, donde encontró a la víctima, quien informó de la identidad del hombre y del vehículo que llevaba antes de ser trasladada al hospital Santa Bárbara de Soria, donde fue atendida, con pronóstico leve, sin que se sepan las circunstancias por las que estaban juntos en el interior del vehículo.

Posteriormente, la mujer fue trasladada a dependencias de la Comandancia para formular la correspondiente denuncia, al mismo tiempo que se informó al Cuerpo Nacional de Policía y a la Policía Local de Soria por tener ambos el domicilio en Soria capital. La Comandancia realizó varias llamadas telefónicas al supuesto agresor para que comunicara su situación lo más rápidamente posible, con el fin de preservar la integridad del bebé. A las 13.40 horas, casi dos horas después, el hombre se entregó voluntariamente en las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Soria, acompañado del bebé, que estaba en perfecto estado de salud.

Mostrar comentarios