Detenidos 190 inmigrantes subsaharianos en dos embarcaciones salidas de Libia

  • Los servicios de guardacostas libios detuvieron esta madrugada a 190 inmigrantes africanos de distintas nacionalidades en aguas cercanas a la costa de Al Garbuli, a 50 kilómetros al este de Trípoli, informó a Efe una fuente de la Marina.

Trípoli, 2 oct.- Los servicios de guardacostas libios detuvieron esta madrugada a 190 inmigrantes africanos de distintas nacionalidades en aguas cercanas a la costa de Al Garbuli, a 50 kilómetros al este de Trípoli, informó a Efe una fuente de la Marina.

Los inmigrantes, procedentes de Gambia, Senegal, Ghana, Nigeria y Sierra Leona, viajaban a bordo de dos embarcaciones neumáticas y se disponían a viajar hacia las costas europeas, según la fuente.

Una de las embarcaciones fue interceptada a unas cuatro millas al norte de Garbuli, a las 05.00 hora local (03.00 GMT), con 90 inmigrantes a su bordo.

Al regresar con los emigrantes detenidos, la Guardia costera se topó con una segunda embarcación, que transportaba a otro centenar a una distancia de dos millas de la costa.

El portavoz de la Guardia Costera indicó que los inmigrantes fueron trasladados a los centros de detención para llevar a cabo exámenes médicos.

Según los primeros testimonios de los detenidos, cuatro de sus compañeros están desaparecidos al haberse caído de la embarcación.

Libia, cuyas autoridades han reconocido su incapacidad de controlar las fronteras, se ha convertido en país de tránsito hacia las costas de Europa para miles de africanos.

El pasado septiembre, una embarcación con 250 inmigrantes africanos de distintas nacionalidades se hundió frente a las costas de Trípoli y solo 36 personas fueron rescatadas con vida, mientras que el resto fueron dados por desaparecidos.

Hace cuatro meses, el ministro de Interior, Saleh Mazek, lanzó un llamamiento para que la Unión Europea preste apoyo a Libia para hacer frente al fenómeno de la inmigración, ya que el país magrebí carece de medios para hacerle frente.

Asimismo, pidió ayuda a Níger, Chad y Sudán para colaborar en el control de las fronteras comunes y evitar la llegada masiva de inmigrantes.

Según el informe "Viajes letales", publicado hace tres días por la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), más de 4.000 inmigrantes han muerto en lo que va de año intentando llegar a un país desarrollado tras huir de una realidad de violencia y pobreza.

El 75 por ciento de estas 4.000 personas perecieron cruzando el Mediterráneo en un intento desesperado por alcanzar las costas europeas.

Mostrar comentarios