Dos muertos en ataque suicida ante oficina del primer ministro somalí

  • Un total de dos personas murieron hoy, incluido un suicida, y tres más resultaron heridas en un atentado cometido en Mogadiscio frente a la oficina del primer ministro somalí, Abdi Farah Shirdon, que resultó ileso, según un comunicado del Gobierno de Somalia.

Mogadiscio, 29 ene.- Un total de dos personas murieron hoy, incluido un suicida, y tres más resultaron heridas en un atentado cometido en Mogadiscio frente a la oficina del primer ministro somalí, Abdi Farah Shirdon, que resultó ileso, según un comunicado del Gobierno de Somalia.

El suceso tuvo lugar cuando un suicida quiso penetrar en el edificio y, tras ser interceptado por las fuerzas de seguridad, se inmoló detonando un explosivo, aseguró a Efe el testigo Fadumo Ali.

Aparte del suicida, un soldado perdió la vida mientras que tres miembros del personal de seguridad de Shirdon resultaron heridos, indicó hoy un comunicado emitido por la oficina del primer ministro.

Por su parte, el grupo islamista somalí de Al Shabab afirmó ser el responsable del ataque en la página web amiirnuur.com, que apoya al grupo, en la que dicen murieron 7 oficiales del Ejército de Somalia y varios más resultaron heridos.

Este ataque de Al Shabab fue condenado por el primer ministro, que lo calificó de "cobarde", e instó a las fuerzas de seguridad del país y al pueblo somalí a permanecer alerta y defender todos los logros conseguidos por el Gobierno de Somalia en los últimos 18 meses, en los que ha conseguido cierta estabilidad tras dos décadas de anarquía.

"Este ataque inhumano y bárbaro muestra una vez más la ideología cruel y retorcida de las matanzas y la destrucción de Al Shabab, pero estos actos nunca nos disuadirá se seguir el camino de la paz y de la estabilidad", sentenció el primer ministro somalí.

Abdi Farah Shirdon, alias Saaid, fue nombrado el pasado octubre primer ministro por el presidente de Somalia, Hassan Sheikh Mohamud.

Tras la retirada de Mogadiscio de la milicia radical islámica Al Shabab en agosto de 2011, la capital ha vivido en una relativa calma rota con frecuencia por ataques suicidas o con coche bomba.

A pesar de los avances logrados el año pasado en el terreno político, con la elección de un Parlamento, un presidente y un primer ministro que puso fin al Ejecutivo de transición, Somalia se encuentra todavía inmersa en un conflicto armado.

En él, las tropas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), el Ejército somalí, las Fuerzas Armadas etíopes y varias milicias pro gubernamentales combaten a los integristas islámicos de Al Shabab, la milicia radical dominante desde 2006.

Al Shabab, que anunció en febrero de 2012 su unión formal a la red terrorista Al Qaeda, lucha para instaurar un Estado islámico de corte wahabí en Somalia.

Aunque las tropas aliadas arrebataron a finales del pasado septiembre a Al Shabab su mayor bastión, la ciudad costera de Kismayo, los radicales aún controlan buena parte del centro y el sur de Somalia, donde el Gobierno aún no puede imponer su autoridad.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un Gobierno medianamente efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra y bandas de delincuentes.

Mostrar comentarios