EEUU por fin reconoce que los gases invernadero son peligrosos para la salud

  • El Gobierno de EEUU ha declarado que las emisiones de gas invernadero representan un peligro para la salud, lo que permite a la Casa Blanca tomar medidas contra el calentamiento global sin necesidad de contar con el Congreso.

La medida parece absurda, pero no lo es: el reconocimiento del Ejecutivo estadounidense de que las emisiones de gas invernadero representan un peligro para la salud permite a la Casa Blanca tomar medidas contra el calentamiento global sin necesidad de contar con el Congreso y es algo que administraciones anteriores se negaron a hacer.

La administradora de la Agencia para la Protección del Medioambiente (EPA), Lisa Jackson, fue la encargada de hacer el anuncio. Según dijo, las pruebas científicas reunidas por su agencia demuestran que los gases invernadero "amenazan la salud pública y el bienestar del pueblo estadounidense". "Estas conclusiones, que ya debían haberse tomado hace tiempo, sitúan en la historia a 2009 como el año en el que el Gobierno de EEUU comenzó a atajar el desafío de los gases invernadero", sostuvo.

El anuncio coincide con la inauguración en Copenhague de la cumbre de la ONU contra el cambio climático, la mayor reunión mundial contra el cambio climático y que tiene como objeto conseguir un acuerdo que sustituya al protocolo de Kyoto, que expirará en 2012.

Esperanzas para Copenhague

La medida anunciada hoy tiene su origen en una sentencia del TribunalSupremo, que ordenó a la EPA determinar si los gases invernadero sonperniciosos para la salud dentro de la Ley para un Aire Limpio.Determinar la peligrosidad de esos gases permite al Gobierno aplicaruna serie de reglamentos anticontaminantes contra los gases invernaderoemitidos por las fábricas y los vehículos, entre otros. El sectorempresarial alega que imponer esa serie de reglamentos obligaría amuchas pequeñas empresas y pequeños comercios a adoptar una serie demedidas muy caras para cumplir con la ley.

Con esta medida, la Casa Blanca quiere demostrar en Copenhague que toma iniciativas para recortar las emisiones del país más contaminante per cápita del mundo. De hecho, Jackson tiene previsto participar en la reunión este miércoles, mientras que el presidente de EEUU, Barack Obama, lo hará el próximo día 18, en la jornada de clausura.

Obama se reunirá este mismo martes en la Casa Blanca con el ex vicepresidente estadounidense Al Gore, premio Nobel de la Paz por su defensa del medio ambiente, para preparar la cumbre. El miércoles tiene previsto celebrar un encuentro similar con líderes empresariales y medioambientales.

La propuesta de la Casa Blanca para la cumbre de Copenhague prevéreducir las emisiones de su país en un 17 por ciento para el año 2020frente a los niveles de 2005. El esfuerzo será progresivo, de maneraque para 2025 se habrá reducido en un 30 por ciento, para el año 2030un 42 por ciento y para 2050 un 83 por ciento.

La Administración tiene previsto eximir a las instalaciones que emitan menos de 25.000 toneladas de dióxido de carbono o su equivalente al año. Los grandes contaminantes, aquellos que emiten más de 25.000 toneladas, representan el 70% de las emisiones de gases invernadero en EEUU.

Mostrar comentarios