El número de civiles muertos aumenta un 17 % en Afganistán

  • El número de muertos civiles aumentó un 17 % en la primera mitad de 2014 con respecto al año anterior en Afganistán, donde la retirada de las tropas de la OTAN se acerca a su fin, informó hoy la ONU.

Kabul, 9 jul.- El número de muertos civiles aumentó un 17 % en la primera mitad de 2014 con respecto al año anterior en Afganistán, donde la retirada de las tropas de la OTAN se acerca a su fin, informó hoy la ONU.

En los seis primeros meses del año, perdieron la vida 1.564 civiles, mientras que los heridos aumentaron un 28 % hasta los 3.289, de acuerdo con un informe sobre la protección de civiles elaborado por la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA).

"La naturaleza del conflicto está cambiando en 2014 con la escalada de los enfrentamientos en zonas pobladas por civiles", afirmó en un comunicado el director de la UNAMA, Jan Kubis, quien añadió que el impacto en niños y mujeres no tiene "precedentes".

El número de niños muertos se situó en 295, un aumento del 21 en comparación con el mismo periodo del año anterior, a la vez que 776 resultaron heridos.

Por su parte, las mujeres fallecidas o heridas se incrementaron en un 24 % con 148 víctimas mortales y 292 afectadas.

Los choques en zonas pobladas supusieron dos de cada cinco muertos o heridos en el país asiático, lo que representa un 39 % del total y un aumento del 89 % respecto a 2013.

Los cohetes y los morteros mataron e hirieron a más civiles en estos seis meses que las minas y los artefactos explosivos improvisados (IED, en sus siglas en inglés), hasta ahora las principales causas de mortalidad en el conflicto para los no combatientes.

Así, 474 personas perecieron cuando granadas o cohetes alcanzaron sus casas o los campos en los que trabajaban, mientras que en 2013 el número se situó en 219.

La UNAMA atribuyó un 74 % de los muertos o heridos a acciones de la insurgencia talibán y otros grupos opositores, un 9 % a fuerzas estatales y un 1 % a las tropas internacionales.

Los datos muestran una preocupante situación en el país asiático después de que el año pasado las fuerzas de seguridad afganas se hicieran responsables de la seguridad ante la retirada de las tropas de la OTAN en Afganistán (ISAF) prevista para finales de 2014.

Estados Unidos ha anunciado que a pesar de la retirada internacional mantendrá unos 9.800 soldados en el país hasta completar su salida total a finales de 2016.

Además, el país se encuentra inmerso en una crisis política con el rechazo del candidato de las elecciones presidenciales Abdulá Abdulá a la victoria de su contrincante Ashraf Gani por supuesto fraude.

Mostrar comentarios