Domingo, 20.10.2019 - 16:48 h

El número de emigrantes que se desplaza de Norte a Sur supera los 7 millones

El flujo de migraciones desde países ricos a países en desarrollo es todavía minoritario pero crece y supera ya los siete millones de personas, el 5 % del total, indica un informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Ginebra, 13 sep.- El flujo de migraciones desde países ricos a países en desarrollo es todavía minoritario pero crece y supera ya los siete millones de personas, el 5 % del total, indica un informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Los corredores principales de las migraciones en esa dirección son de los Estados Unidos a México y Sudáfrica; de Alemania a Turquía; y de portugueses que parten hacia Brasil, señala el informe, que analiza el bienestar de los migrantes en el mundo.

La información proviene de la Encuesta Mundial Gallup, que entrevistó a más de 25.000 inmigrantes en 150 países, durante 2012.

"Las migraciones son un fenómeno global, con movimientos en todas las direcciones, no sólo Sur-Norte, que suponen menos de la mitad del total de desplazamientos mundiales", señaló el responsable de la investigación, Frank Laczko.

En general, quienes emigran de Norte a Sur viven "experiencias contrapuestas", según la OIM, ya que, si bien tienden a sacar más provecho de su dinero en un entorno relativamente más económico, tienen menos probabilidades de conocer gente a quien recurrir en caso de necesidad.

Las nuevas cifras que ofrece el informe muestran que los adultos emigrantes que se mueven de Sur a Norte apenas suponen el 40 % del total mundial; mientras que el 33 % de estos desplazamientos se produce entre países del Sur y el 22 % entre países del Norte.

Las migraciones mejoran el bienestar, en particular de quienes se desplazan al Norte; aunque, frente a lo que se podría esperar, son los emigrantes que se desplazan entre países del Norte, con altos ingresos, y no los que lo hacen desde el Sur, los que se consideran más beneficiados con el cambio.

Según las conclusiones del informe, los migrantes que se desplazan del Sur al Norte consideran que viven en condiciones análogas, o ligeramente peores, a las de las personas con un perfil equivalente que han permanecido en su país de origen.

Por contra, la migración Sur-Sur -entre países de bajos o medianos ingresos- suele ser "una cuestión de supervivencia", ya que trae consigo pocas ganancias y da lugar a tensiones entre los migrantes y los nacidos en el país.

"Los migrantes en el Sur están en una situación similar o peor que si no hubieran emigrado. Se muestran insatisfechos con su estado de salud, consideran que su nivel de vida ha empeorado y sufren dificultades para encontrar una vivienda adecuada", afirma Laczko.

La OIM apunta que, aunque dos tercios de los migrantes del mundo proviene del Sur, las personas originarias de los países del Norte tiene una mayor probabilidad de emigrar.

De hecho, los inmigrantes representan entre el 3,6 % y el 5,2 % del total de la población del Norte, mientras que en el Sur, a penas constituyen el 3 % de la misma.

"Son datos relevantes, ya que suele darse por sentado que la falta de desarrollo impulsa la migración y que este fenómeno disminuirá cuando el país concernido alcance un mayor nivel de desarrollo", subrayó Laczko.

El informe también indica que sólo una minoría de inmigrantes envía remesas de dinero a sus países de origen. Solo el 8 % de los adultos en el Sur y el 27 % en el Norte manda ayuda financiera a su familia.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios