El Papa emprende su visita a Corea del Sur, uno de los baluartes del catolicismo en Asia

    • La policía confiscará temporalmente 65.000 armas legales de uso particular durante la visita del Pontífice.
    • Tras Filipinas, Corea del Sur esel segundo país de Asia con mayor peso del catolicismo al sumar casi 5,5 millones de fieles.
El papa Francisco emprende su viaje hacia Corea del Sur
El papa Francisco emprende su viaje hacia Corea del Sur

El papa Francisco emprende este miércoles su visita a Corea del Sur, en el que será su tercer viaje internacional tras Brasil y Tierra Santa, y en el que llevará su interés en la evangelización de Asía y su deseo para la reconciliación de la península.

El avión del pontífice despegará a las 16.00 hora italiana (14.00 GMT) desde Roma y con el viajarán el secretario de Estado Vaticano, Pietro Parolin y el Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, Stanislaw Rylko.

También viajará un empleado del Vaticano, en esta ocasión de la centralita telefónica, ya que Francisco ha decidido premiar así a los trabajadores de la Santa Sede.

El papa llegará a Seúl el 14 agosto y tras celebrar una misa en la nunciatura de la capital coreana, donde se alojará, se trasladará a la sede de la presidencia para reunirse con las autoridades y con la presidenta surcoreana, Park Geun-hye. Esa misma tarde, Francisco celebrará una reunión con los obispos coreanos en la sede de la Conferencia Episcopal.Con los jóvenes de nuevo

El viernes, 15 de agosto, viajará en helicóptero hasta la ciudad de Daejeon, donde celebrará la misa de inicio de la Jornada de la Juventud en el estadio que fue escenario del Mundial de Fútbol en 2001 y posteriormente se trasladará al santuario de Solmoe, donde se reunirá con jóvenes procedentes de 23 países asiáticos.

El Vaticano informó de que serán cerca de 6.000 los jóvenes presentes, 2.000 de ellos procedentes de otros países asiáticos. A los asistentes, el papa se dirigirá en inglés y en este idioma hablará en otras tres ocasiones, mientras que el resto de los discursos serán en italiano.

Francisco, que visita el país asiático después de Juan Pablo II, que lo hizo en 1984 y 1989, acudirá el sábado, 16 de agosto, a Gwanghwamun para la beatificación de Paul Yun Ji-Chung y otros 123 mártires, asesinados por su fe en 1791 con la llegada del cristianismo a Corea.

El papa destacará entonces como en este país, en el que los católicos son el 10% de la población, se vive una Iglesia dinámica con cien mil bautizos de adultos cada año.

Ese mismo día visitará un centro de recuperación de discapacitados, la Casa de la Esperanza, en Kkottongnae, y en esta misma localidad se reunirá con comunidades de religiosas y miembros del apostolado laico.

El domingo, Jorge Bergoglio llegará a Haemi, donde en el santuario de esta localidad verá a los obispos de Asia y después en el Castillo oficiará la misa que cerrará la Jornada de la Juventud asiática.

El papa dedicará el lunes, 18 de agosto, a la celebración de la misa para "la paz y la reconciliación", como la ha denominado el Vaticano, en la catedral de Myeong-dong en Seúl, para después regresar a Roma.Un reto para la seguridad

La ceremonia de beatificación de 124 mártires coreanos, que tendrá lugar el sábado, es el evento que plantea un mayor reto en materia de seguridad, ya que se desarrollará en pleno corazón de Seúl y contará con 170.000 asistentes registrados oficialmente, aunque podrían congregarse hasta un millón en la plaza y sus alrededores, según la policía.

Así, 30.000 agentes -el 30% del total de las fuerzas policiales- se desplegarán en la zona, mientras el área restringida para la ceremonia estará acordonada con 4,5 kilómetros de vallas de un metro de alto y 300 detectores de metales en los accesos, informó a Efe un portavoz de la Policía Nacional de Corea (KNP).

Las autoridades sellarán los edificios contiguos, que no podrán abrir sus ventanas desde el viernes y contarán con policías en cada piso, mientras agentes de las brigadas antiterroristas fuertemente armados ocuparán los tejados y azoteas en un radio de 50 metros de la plaza de Gwanghwamun.

Además, se cerrarán las galerías, museos y edificios públicos aledaños, los metros no pararán en las estaciones cercanas, los autobuses desviarán sus rutas el día de la ceremonia y la policía confiscará temporalmente 65.000 armas legales de uso particular.La pistola de juguete del 84

Con la confiscación de armas, las autoridades pretenden prevenir lagunas de seguridad como las evidenciadas durante la visita de Juan Pablo II en 1984, cuando un joven estudiante con supuestos problemas mentales logró acercarse al vehículo del papa y disparar con una pistola de juguete.

En todo caso, la policía ha sugerido que el mayor reto a la seguridad es el propio papa Francisco y su inusual tendencia a acercarse a los ciudadanos y prescindir de excesivos blindajes, según reflejan medios locales.

Y es que Jorge Mario Bergoglio, en su línea habitual, ha rechazado usar un vehículo blindado a prueba de balas para recorrer la capital y, en su lugar, viajará en un utilitario de gama baja Kia Soul. Tampoco usará chaleco antibalas, según adelantaron fuentes de la organización.

La policía también aseguró que está prevenida por si se diera el caso de que el vehículo se desvíe de la ruta establecida por algún motivo y Francisco se disponga a establecer contacto directo con los viandantes, tal y como ocurrió el pasado verano en Brasil cuando recorrió las favelas con la ventana del coche abierta.Tercer Papa en un semillero de fieles

La visita de Francisco será la tercera de un pontífice a Corea del Sur y la primera en 25 años desde la de Juan Pablo II en 1989. Corea del Sur es, después de la devota Filipinas, el segundo país de Asia con mayor peso del catolicismo al sumar casi 5,5 millones de fieles, que representan más del 10% de la población, según datos de la Conferencia Episcopal de Seúl.

El catolicismo se instituyó en Corea del Sur en el siglo XVII de mano de ciudadanos de a pie en lugar de misioneros, algo único en el continente, y hasta el siglo XX los devotos de esta religión -entre ellos algunos antepasados del arzobispo- sufrieron intensas persecuciones en este país de tradición confuciana y budista.

Fuentes de la Conferencia Episcopal de Seúl aseguraron a Efe que durante su visita Francisco hará mención a Corea del Norte, donde existe una Iglesia Católica oficial aunque religiosos y expertos de todo el mundo la consideran una organización ficticia creada por el régimen de los Kim de cara al exterior.Se dispara la venta de rosarios

Las ventas de artículos relacionados con la fe católica tales como rosarios y velos se han disparado estos días en Corea del Sur. En concreto, las ventas de velos religiosos usados en Asia crecieron un 56%o en julio respecto al mismo mes del año anterior y las de rosarios se elevaron un 43% en el mismo período, según datos de la firma local de comercio minorista online 11 streetrecogidos por la agencia de noticias Yonhap.

Asimismo, los libros sobre la vida y la trayectoria religiosa de Mario Bergoglio duplicaron sus ventas el mes pasado, según Yonhap, que destacó que el auge de este tipo de productos en Corea del Sur ha sido mayor que en los habituales picos de Navidad y Semana Santa.

Por su parte, el portal de comercio por internet surcoreanoAuction destacó que las ventas de prismáticos aumentaron un 10% respecto al año anterior y lo atribuyó al crecimiento de la demanda por parte de los fieles que acudirán a ver a Bergoglio.

Mostrar comentarios