El Ramadán no significa "dejar de comer y beber, sino valorar lo que se tiene"

    • "Es un mes muy, muy esperado", aunque se puede pensar que es un "mes muy sacrificado, pero no es así", explica Fuad, vecino de Ceuta.
    • Lainformacion.com recoge las características más señaladas de este mes tan importante para la comunidad musulmana.
El Ramadán no significa "dejar de comer y beber, sino valorar lo que se tiene"
El Ramadán no significa "dejar de comer y beber, sino valorar lo que se tiene"

Fuad tiene tres hijos. Dos varones y una mujer. Es empleado de un medio de comunicación en la ciudad autónoma de Ceuta. Junto a su mujer y sus tres hijos viven con intensidad el mes sagrado de Ramadán, una festividad señalada en el calendario musulmán. No se come ni se bebe hasta que se pone el sol. Un mes de cambio para la comunidad musulmana, en la que se cambia "radicalmente" su día a día. "Es un mes muy, muy esperado", explica Fuad a lainformacion.com, para agregar que desde 'fuera', se puede pensar que es un "mes muy sacrificado, pero no es así". "A los niños les gusta mucho", comenta.

Durante el Ramadán, "parece que todo el mundo es mejor persona". "Todo el mundo tiene ganas de hacer el bien". Fuad habla con cariño de sus padres, con quienes puede tener la oportunidad de pasar este mes tan importante. Fuad vive en la barriada de San José-Hadú, en Ceuta, justo al lado de una de las mezquitas de la ciudad. "Toda mi familia está en Ceuta; tengo la suerte de tenerlos"."Valoras cosas que en el día a día no valoras"

El mes sagrado del Ramadán sirve a los musulmanes para pensar. "Da mucho que pensar, además de valorar cosas que en el día a día no valoras, y en este mes, empiezas a hacerlo", explica. Y es que, al "no poder comer, todo se magnifica". Sin embargo, para Fuad, este mes, "si se hace correctamente, sin pasarse", es "bueno" para el alma. "No solamente significa no comer ni beber, es intentar hablar lo menos posible y sacar lo mejor de nosotros mismos", relata.El día comienza a las 4.30 horas

El jueves por la noche, sobre las 22.30 horas, los musulmanes vivían la noticia de que comenzaba el Ramadán. Su día a día en este mes sagrado comienza a las 4.30 horas de la madrugada. Se levantan para realizar la primera comida del día... y paradójicamente la última hasta que vuelva a ponerse el sol. A las 4.52 horas ya no pueden probar bocado. Y a las 5.53 minutos es cuando practican el primer rezo. Una media hora antes, muchos musulmanes acuden a la mezquita para rezar.

Fuad comienza a trabajar a las seis de la mañana, y compagina a la perfección su trabajo con esta celebración. Hasta bien pasado el mediodía, la comunidad musulmana no vuelve a acudir a la mezquita para rezar. El segundo rezo del día, en Ceuta, se celebra a las 14.30 horas. El tercero tiene lugar a partir de las 18.12 horas. Después de este rezo suelen llevarse a cabo sermones "especiales" dedicados al Ramadán.

"Normalmetne suelen venir imames de Marruecos", comenta Fuad. La mayoría de los discursos están centrados en la convivencia. "Se está haciendo mucho hincapié en el respeto hacia los demás", señala.Harera y chuparquías, las tradiciones no se pierden

El momento más especial del día llega en la ciudad autónoma a las 21.46 horas. "Cada tres días, va aumentando un minuto; después, a la mitad del mes, ya empieza a bajar de nuevo". "Es el momento más esperado por todos". El rezo que indica la ruptura del ayuno. "Una vez que se diga la primera palabra, ya se puede romper el ayuno", comenta Fuad. Normalmente, las familias suelen romperlo con un poco de leche y dátiles o leche con higos. Después, vuelven a la mezquita para rezar. Tras terminar el rezo, unos quince minutos después, las familias se reúnen para comer. Muy típico de estas fechas es la harera -sopa- o las chuparquías -dulces-.

"Cada uno puede comer lo que decida", comenta Fuad. "Algunos aprovechan y se toman un café; después de un hora y media, a las 23.22 horas en Ceuta los musulmanes acuden al último rezo". Allí es cuando se hace una celebración especial. En casa de este ceutí celebran la ruptura del ayuno con una comida en familia. "Normalmente suelen ser cenas muy simples, por ejemplo, filetes de pollo o carne". Después, los musulmanes que trabajan, cenan e intentan dormir un poco, hasta que a las 4.30 horas vuelven a ser 'llamados' para rezar.

Los más de 1.600 millones de musulmanes en el mundo comenzaron el jueves a celebrar este mes sagrado. En España son 1,8 millones los musulmanes que están llamados a hacer el Ramadán.

Existe un acuerdo de cooperación entre España y la Comisión Islámica de nuestro país en el que se dice que los miembros de las comunidades islámicas pertenecientes a dicha comisión y que lo deseen puedan solicitar "la interrupción de su trabajo los viernes de cada semana, día de rezo colectivo obligatorio y solemne de los musulmanes, así como la conclusión de la jornada laboral una hora de la puesta del sol, durante el mes del ayuno".

El Ramadán coincide con la fecha en la que el Profeta Mahoma recibió la primera revelación del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, que establece los límites en las relaciones entre individuos y entre el individuo o la comunidad. El auno s uno de los cinco pilares del Islam y es considerado como un método de auto-purificación por el que aprenden a tenerfuerza y paciencia.Comienza y acaba con la luna nueva

Cambia cada año de fecha porque los musulmanes cuentan con su propio calendario: el ciclo lunar. El Ramadán siempre se celebra el noveno mes del calendario lunar y comienza con la luna nueva y acaba con la siguiente luna nueva.

El Ramadán es obligatorio para todo musulmán sano desde el momento en el que llega a la pubertad, pero existen excepciones. Por ejemplo, los niños y las mujeres con la menstruación o que no se hayan recuperado de un parto reciente pueden 'saltarse' el Ramadán. Sin embargo, deberán 'compensar' los días que no ayunen durante el mes sagrado a lo largo del año. Igual ocurre con personas enfermas y aquellos que estén de viaje durante estas fechas.

El Ramadán cuenta con dos fechas señaladas: la noche del Laila el Qadr, que recuerda el día en que Mahoma recibió la revelación del Corán, y el Aid el Fitr, día en el que termina el ayuno y fecha que tiene dos momentos importantes.

Por un lado, la oración de la ruptura del ayuno -Aid el Firt- y por otro, la entrega de una limosna en especies, generalmetne en comida, a personas necesitadas, lo que se conoce como el Zakat al Fitr. Y es que, durante el Ramadán, la gente debe ser más generosa, cordial, amistosa y servicial con los demás.

Mostrar comentarios