El Reino Unido redoblará su apuesta por la "energía verde"

  • El ministro británico de Energía, Ed Davey, presentó hoy en el parlamento un proyecto de ley de energía con el que ambiciona rebajar la demanda de electricidad en el Reino Unido y allanar el camino hacia una "economía baja en carbono".

Londres, 29 nov.- El ministro británico de Energía, Ed Davey, presentó hoy en el parlamento un proyecto de ley de energía con el que ambiciona rebajar la demanda de electricidad en el Reino Unido y allanar el camino hacia una "economía baja en carbono".

El proyecto de ley autoriza al Gobierno a aumentar, en casi el triple, la inversión destinada a generar energía "verde" hasta los 7.600 millones de libras (9.370 millones de euros) frente a los 2.350 millones de libras (2.897 millones de euros) de este año.

El Reino Unido necesita 110.000 millones de libras (135.000 millones de euros) para renovar durante la próxima década una infraestructura eléctrica antigua y se prevé que muchos de los proyectos provengan de fuentes de energía bajas en carbono, como los campos eólicos.

Esas modificaciones, de ser aprobadas, podrían traducirse en un aumento en las facturas al ciudadano, según objetan sus detractores, si bien Davey insistió hoy en que, con el apoyo gubernamental al proyecto, la electricidad baja en carbono tan solo costaría a cada hogar británico una media menor a 100 libras anuales (123 euros).

Davey también indicó que la eficiencia energética estará "en el centro y al frente" de las políticas gubernamentales y que sus propuestas supondrán "la mayor transformación del mercado eléctrico del Reino Unido".

Con ese proyecto, el Ejecutivo británico de coalición entre conservadores y liberaldemócratas asegura que busca proteger al país de la volatilidad de los precios del gas y forzar la reducción de los costes a largo plazo.

En el periodo de dos meses de consulta que se abre a partir de ahora se incluirán incentivos financieros a empresas y ciudadanos particulares que instalen equipamiento más eficiente, como mejores refrigeradores en los supermercados.

El Ejecutivo se plantea también, como parte de esos incentivos, pagar a las compañías que se comprometan a llevar a cabo reducciones permanentes de su consumo de electricidad.

"El Gobierno de coalición está absolutamente decidido a ayudar a recortar las facturas por energía de los consumidores, reducir los costes a los empresarios y rebajar nuestras emisiones", dijo el liberaldemócrata Davey.

El proyecto de ley de Energía ha sido el motivo de divisiones políticas dentro de la coalición, donde Davey ha expresado su apoyo a limitar las emisiones de carbono por parte del sector energético a largo plazo.

Mostrar comentarios