El sueño de Marian de ser dama de carnaval pudo más que la espina bífida

  • La joven de 17 años de edad Marian Pérez Antonete ha cumplido con uno de sus grandes sueños, que ni siquiera tener espina bífida le ha podido impedir, ya que desde esta noche es oficialmente dama de la corte de honor de su pueblo, la localidad onubense de Lepe.

Fermín Cabanillas

Lepe (Huelva), 31 ene.- La joven de 17 años de edad Marian Pérez Antonete ha cumplido con uno de sus grandes sueños, que ni siquiera tener espina bífida le ha podido impedir, ya que desde esta noche es oficialmente dama de la corte de honor de su pueblo, la localidad onubense de Lepe.

A punto de llegar a la mayoría de edad, Marian ha demostrado que ir en silla de ruedas y con las relativas limitaciones que le provoca su enfermedad no es impedimento para hacer casi todo en la vida, así que el pasado diciembre comenzó un camino que ha terminado esta noche en el teatro municipal "Alcalde Juan Manuel Santana" de Lepe, donde ha recibido la banda oficial que la acredita como dama de su propio carnaval.

"Es su sueño, pero tiene otro por el que también está luchando, el de ser actriz", explicó su madre a Efe, María del Mar Antonete, una trabajadora social que no puede evitar hablar con orgullo tanto de su hija como de su hermano Jaime, dos años menor que ella.

Y es que Marian tiene las mismas inquietudes que cualquier chica de su edad, "y es un poco callejera", término con el que se refiere la madre cariñosamente a que "cuando está en la calle se le para el reloj, casualmente", sobre todo si tiene que llegar a casa desde las clases de teatro que recibe.

Antes de subirse al escenario del teatro esta noche, Marian formó parte del elenco de "No me cuentes cuentos", una obra en clave de humor en la que se repasaban los cuentos tradicionales desde un punto de vista muy original, en lo que supuso la exposición conjunta de los trabajos realizados en la primera mitad del presente curso 2013-2014 de los grupos del Taller Municipal de Teatro de Lepe.

Con el condicionante de la silla de ruedas, que no parece impedirle nada en la vida, Marian se presentaba el pasado diciembre al proceso de selección para elegir a las damas y reina del carnaval de Lepe, y ahí comenzó un recorrido que ha tenido una gran repercusión, y ha terminado con su espectacular traje rojo de fantasía luciendo en el escenario junto a su banda que la acredita oficialmente como dama.

Su tía, Ana María, y su abuela, Ana, han sido las encargadas de confeccionar el vestido, que ahora piensa lucir en todos los actos a los que acuda, ya que como dama carnavalera tiene la "obligación" de estar en todas las actividades a las que se la reclame, con lo que le esperan unos días más que ajetretados.

Solo habrá un acto al que no podrá acudir, ya que una reciente operación en la espalda le impedirá subirse a la carroza de la reina y damas durante el desfile carnavalero, pero por lo demás pasará un carnaval lo mejor posible, "porque si no se puede subir a la carroza, hay otras muchas cosas que sí voy a hacer, y voy a disfrutar muchísimo", explica.

Que haya llegado a dama carnavalera no es solo mérito de ella, sino que muchas personas han querido apoyarla en su iniciativa, entre ellas la agrupación carnavalera mixta "Los Taratacheros", que fue realmente la que la presentó a la elección de la selección final de las damas.

Esta noche, Marian se ha subido a las tablas del teatro superando el "miedo escénico" que confiesa padecer, aunque nadie lo diría recordando su interpretación de una policía agresiva en "No me cuentes cuentos", con lo que, resume, que su contacto con el teatro "me ha enseñado a hacer muchas cosas que antes pensaba que no se podían hacer".

La jornada de hoy ha sido frenética para Marian y su familia, con visita al ortopeda incluida, ya que su silla automática tiene una avería hace varios días, y su madre la ha podido arreglar justo a tiempo para que desfilase sin problemas en el teatro con el resto de sus compañeras. EFE

1010626

Mostrar comentarios