Lunes, 21.10.2019 - 07:07 h
Decisión por unanimidad

El Tribunal Supremo avala que los restos de Franco salgan del Valle de los Caídos

Una mayoría de magistrados avala la decisión del Gobierno de llevarlo a El Pardo-Mingorrubio y no a la Catedral de La Almudena

Sepultura de Franco en el Valle de los Caídos
El Tribunal Supremo avala que los restos de Franco salgan del Valle de los Caídos. / EFE 

El Tribunal Supremo ha desestimado en su totalidad el recurso de la familia de Franco y da vía libre a la exhumación de los restos del dictador del Valle de los Caídos, con la condición adicional de que no lleven después a la Catedral de La Almudena. La decisión se ha tomado por unanimidad y, como colofón, los magistrados entienden que no es contrario a la ley ni a la Constitución la decisión del Ejecutivo de llevar los restos al cementerio de El Pardo-Mingorrubio, si bien del fallo no se desprende que el alto tribunal obligue a que sea así. 

Los magistrados no han tenido ninguna duda a la hora de analizar la salida del cadáver de Franco del Valle de los Caídos, avalados por la Ley de Memoria Histórica, pero la intención de los familiares del dictador de recurrir a todas las instancias judiciales, incluso europeas, para que no les obliguen a enterrar de nuevo a "su abuelo" en un cementerio de titularidad pública exige al Alto Tribunal ajustar al máximo su decisión y evitar las posibles discrepancias entre sus componentes. 

La intención de los nietos de Franco era llevar sus restos al panteón que la familia tiene en la Catedral de La Almudena, en el centro de Madrid, si bien el Ejecutivo se opuso radicalmente a esa opción para evitar que ese lugar se pudiera convertir en un centro de exaltación de la dictadura que Franco mantuvo en España durante 40 años. Ante las discrepancias entre la familia y el Gobierno, se ha llegado a contemplar incluso la opción de que sea enterrado en el cementerio de La Almudena, también en Madrid, pero más apartado que la Catedral y que no presenta problemas potenciales de orden público.   

Fuentes jurídicas cercanas a todo el proceso aseguran que en el seno del Tribunal se contaba con el aval para la exhumación y se podían tener argumentos para evitar que fuera llevado a la catedral madrileña, dos decisiones que se pueden dar por tomadas. A partir de esa base, las dudas se centran en la autoridad o no de los magistrados para obligar a reinhumar los restos de Franco en uno u otro lugar, porque ello va en contra de los derechos de los familiares. Si esa decisión no se toma de forma clara tras el fallo, habrá que esperar a dentro de dos semanas, aproximadamente, cuando se publique la sentencia completa y se analicen los argumentos y las opciones de una y otra parte a la vista de los argumentos del alto tribunal.

Dispuestos a agotar todos los recursos

Los asesores legales de la familia Franco ya han advertido, nada más conocer la sentencia, de que recurrirán hasta el final la decisión del Supremo, dado que entienden que se está quebrando la autonomía de la voluntad de los familiares, un principio general del derecho que permite que cada cual elija el lugar donde nacer o donde morir y ser enterrado, si es posible y no altera las normas básicas de convivencia y orden público.

Los letrados que asesoran a los Franco entienden que se están vulnerando los derechos fundamentales de sus clientes y están dispuestos a llegar al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, si es necesario. "El Gobierno solo puede decidir ante el silencio y discrepancia de los famliares", aseguran los letrados de la familia, algo que no ha ocurrido en este caso, dado que siempre han mostrado su intención de enterrar a Franco en el panteón privado que tienen en la catedral de Madrid. 

Frente a ello, los magistrados ya habían dejado apuntado en el fallo que estimo la cautelar de la familia que evitó la exhumación antes del verano que no se puede argumentar sobre la figura de Francisco Franco como si fuera un familiar cualquiera, sino teniendo en cuenta el papel fundamental que ha ocupado en la historia de España desde la Guerra Civil y el impacto que eso puede tener en nuestros días. Esa base de la discusión es la que ha avalado que los restos sean exhumados de un lugar donde se recuerda el desastre de la guerra y están enterradas miles de sus víctimas, e incluso que no se lleve a la catedral de La Almudena.

A pesar de que todavía no se han resuelto todas las dudas legales sobre la exhumación, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha asegurado que su intención es proceder a la exhumación lo antes posible, de forma que no se descarta que se trasladen los restos antes incluso de las próximas elecciones generales y en plena campaña electoral. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios