Viernes, 15.11.2019 - 21:43 h
En Barcelona

Encuentran el cuerpo del bebé que fue arrojado por su padre al río Besós

Los Mossos han anunciado que el cuerpo del pequeño ha aparecido en el cauce.

bebé río besos

Han sido tres días de búsqueda incesante por tierra, mar y aire y cuando parecía imposible dar con él ha aparecido entre las cañas. Los Mossos anunciaban sobre las dos de la tarde que habían encontrado el cuerpo del bebé que fue arrojado al río Besós en Sant Adria del Besòs (Barcelona) por su padre. Antes se habría arrojado en el hostal junto a la madre del bebé, que no está detenida porque según los agentes ella habría sido engañada. Las intenciones de los padres era entregarlos a los servicios sociales, pero en un momento el padre se acercó hasta la orilla donde empezó a cavar un hoyo. Y justo ahí, entre las cañas, han encontrado al pequeño después de que los medios de rescate subieran y bajaran el nivel del río e incluso buscaran en la desembocadura, ya en el mar. Pero ha sido hoy cuando han empezado con la limpieza de las cañas de las orillas cuando ha aparecido. 

El padre si está detenido. El juez de guardia de Menores ordenaba ayer el ingreso en prisión del joven de 16 años después de que la Fiscalía haya considerado los hechos como asesinato. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el juez tomó  la medida cautelar de ordenar el internamiento del menor en régimen cerrado.

Los hechos ocurrieron el pasado día 24, cuando el menor, supuesto padre del niño, fue sorprendido por algunas personas cuando se disponía a enterrar al bebé, ya fallecido, junto al Besòs, momento en que lo lanzó al río, según fuentes próximas a la investigación. Posteriormente, se dirigió a una comisaría de los Mossos, donde confesó los hechos y fue detenido, al tiempo que se ponía en marcha un amplio dispositivo para localizar al bebé.

El gerente del hostal en el que habrían dado a luz ha asegurado a los medios de comunicación que el lunes por la mañana reservaron una habitación por teléfono. Ambos, menores, llegaron solos y tras dar el DNI en recepción ocuparon la habitación. Al día siguiente, ya martes, abandonaban el hostal con un bebé en brazos. Cuando le preguntan la edad es el padre el que asegura que tiene dos semanas. En la habitación no dejaron ni rastro de sangre y los vecinos escucharon llorar a un bebé por la noche, pero poco más de un minuto. 

Ahora en Portada 

Comentarios