Domingo, 15.09.2019 - 06:24 h
España se ha ofrecido

Seis países europeos aceptan recibir una parte de los 147 migrantes del Open Arms

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha recriminado al ministro del Interior, Matteo Salvini, por su "enésima" deslealtad política.

El Open Arms sigue esperando un puerto seguro para las personas rescatadas. /Open Arms
El Open Arms sigue esperando entrar en el puerto de Lampedusa. /Open Arms

Los gobiernos de España, Francia, Alemania, Portugal, Luxemburgo y Rumanía han contactado con las autoridades italianas para mostrarse "dispuestos" a acoger a los migrantes y refugiados que viajan a bordo del  Open Arms una vez hayan desembarcado en puerto, según el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, que ha recriminado al ministro del Interior, Matteo Salvini, su "enésima" deslealtad política.

Conte ha publicado una carta abierta a Salvini en la que defiende que su intención siempre ha sido la de proteger a los menores que viajan a bordo del Open Arms, fondeado ya frente a la isla italiana de Lampedusa con 147 migrantes a bordo. El primer ministro ha explicado que así se lo trasladó el miércoles al titular de Interior.

"Para mi sorpresa, resumiste esta posición y me atribuiste, en términos generales, la voluntad de desembarcar a los migrantes a bordo", ha añadido Conte. El primer ministro ha asumido que esta tergiversación forma parte del interés "obsesivo" de Salvini para reducir un tema complejo al lema de "puertos cerrados" y aumentar "constantemente" la intención de voto.

"Pero hablar como ministro del Interior y alterar una posición clara de su primer ministro, puesta negro sobre blanco, es una cuestión diferente. Es un claro ejemplo de colaboración desleal, la enésima a decir verdad, y no lo puedo aceptar", ha subrayado el jefe de Gobierno en su cuenta de Facebook.

Conte ha defendido sus gestiones en un tema "complejo" y su lucha en el seno de la Unión Europea por llegar a posiciones comunes para aplicar por ejemplo un mecanismo de reparto que agilice la redistribución de migrantes en casos como el del Open Arms. A la espera de este mecanismo, Conte dice que siempre se ha implicado "personalmente" en los contactos con otros gobiernos.

"Francia, Alemania, Rumania, Portugal, España y Luxemburgo me acaban de informar que están dispuestos a redistribuir a los migrantes. Una vez más, mis homólogos europeos tienden la mano", ha anunciado el primer ministro en su mensaje.

El papel de España

El Gobierno español está trabajando con la Comisión Europea y otros países de la UE para lograr una solución "común, europea, ordenada y solidaria" a la situación del barco, según fuentes del Ejecutivo.

El Gobierno confía en poder alcanzar dicha solución y para ello ya ha trasladado a la Comisión Europea, al Gobierno italiano y a los países implicados en esta operación que España "está dispuesto a participar en un reparto equilibrado de los migrantes alojados en el barco". A su juicio, el reto migratorio debe ser afrontado por la Unión Europea mediante mecanismos de colaboración en los que participen los países miembros, entendiendo que "no es un problema exclusivo de los estados ribereños", sino que "atañe al conjunto y que, por tanto, ha de afrontarse conjuntamente".

Evacuación de cinco migrantes

A última hora de la tarde, el Open Arms ha recibido autorización para la "evacuación urgente a Lampedusa de 9 personas por causas psicológicas.

La organización ha precisado a Efe que había pedido la evacuación de todos los náufragos por causas psicológicas, pero con carácter urgente para cinco de ellos (tres adultos y dos niños) junto a sus acompañantes: en el caso de los menores sus primas, en el de un hombre su mujer y en el de una un mujer su marido, más otro hombre solo.

Asimismo, la ONG ha explicado que miembros de la Guardia di Finanza, de la Guardia Costera italiana y un equipo médico oficial han subido esta mañana a la embarcación para analizar la documentación de la nave y los informes médicos en los que se basa para pedir el desembarco.

Según explicó el fundador de la organización, Óscar Camps, las dos semanas a la deriva han dejado mella en los náufragos, muchos de los cuales están sometidos a mucho estrés y "problemas muy serios", mientras la tripulación trata de evitar "intentos de suicidio" y episodios de "violencia".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios