Estados Unidos se disculpa por los daños a la reserva marina en Filipinas

  • La séptima flota de Estados Unidos ha presentado disculpas a Filipinas por el daño causado en el Parque Nacional de Tubbataha, tras encallar el dragaminas Guardian en uno de sus arrecifes coralinos, informan hoy los medios locales.

Manila, 21 ene.- La séptima flota de Estados Unidos ha presentado disculpas a Filipinas por el daño causado en el Parque Nacional de Tubbataha, tras encallar el dragaminas Guardian en uno de sus arrecifes coralinos, informan hoy los medios locales.

"Como marino y protector del mar, lamento mucho cualquier daño que este incidente ha causado en los arrecifes de Tubbataha (situados a unos 680 kilómetros al sureste de Manila), indicó el comandante de la séptima flota, el vicealmirante Scott Swift, mediante un comunicado.

"Sabemos la importancia del Parque Natural de Tubbataha y su importancia como patrimonio de la humanidad. Su conservación es vital, y nosotros nos tomamos muy en serio nuestro compromiso para proteger y preservar el mar", añadió el militar.

El comandante de logística para el Pacífico occidental, Thomas Carney, asumirá hoy la supervisión de las operaciones para reflotar el Guardian.

La situación del buque, que encalló el 17 de enero, continuaba hoy como la víspera: sin nadie a bordo después de rescatar a su tripulación de 80 marinos y sin señales de vertido de carburante, según la nota estadounidense.

El incidente ha desatado numerosas críticas en Filipinas por la actitud del dragaminas norteamericano con los responsables del Parque Nacional de Tubbataha, a quienes remitieron con sus advertencias y preguntas a la embajada de Estados Unidos en Manila.

El Guardian navegaba hacia Indonesia después de haber repostado en la bahía de Subic, a unos 100 kilómetros al norte de Manila, en la isla de Luzon.

El arrecife de Tubbataha, ubicado en el mar de Joló, entre las islas de Visayas (centro) y Palawan (oeste), es rico en biodiversidad marina y fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1993.

Greenpeace fue condenada a pagar una multa de 384.000 pesos (unos 7.000 dólares al cambio de entonces) en 2005 después de que su buque insignia, el Rainbow Warrior, embarrancara y causara daños en un trecho de 32 metros de largo en el arrecife.

Mostrar comentarios