F. Díaz destaca que el Gobierno ha atajado la "marea de inmigración ilegal"

  • El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha destacado hoy que, aunque parecía una "misión imposible", el Gobierno ha logrado atajar la "marea de inmigración ilegal", que en 2006 se convirtió en la primera preocupación de los españoles.

L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), 29 jun.- El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha destacado hoy que, aunque parecía una "misión imposible", el Gobierno ha logrado atajar la "marea de inmigración ilegal", que en 2006 se convirtió en la primera preocupación de los españoles.

En una intervención en un foro monográfico del PP de Cataluña sobre inmigración, Fernández Díaz ha asegurado que la "lucha decidida" contra la inmigración ilegal "no sólo protege nuestras fronteras y las de la Unión Europea, sino que es la mejor manera de defender la inmigración legal y ordenada, que es la que nuestro país necesita".

El ministro se ha remontado a los barómetros del CIS de 2006, en los que la inmigración era la primera preocupación para los españoles ante la multitud de imágenes de pateras con personas que "arriesgaban y dramáticamente perdían sus vidas" intentando llegar a las costas españolas.

Como muestra del "éxito" de la actuación del actual Ejecutivo para combatir este fenómeno, Fernández Díaz ha apuntado que en 2006 llegaron a las Islas Canarias -una de las principales puertas de entrada en España- un total de 31.678 inmigrantes en situación irregular, frente a tan sólo 173 en 2012.

Además, ha esgrimido que en 2006 en las costas españolas llegaron alrededor de 40.000 inmigrantes irregulares, frente a los menos de 4.000 el pasado año.

Fernández Díaz ha admitido que la situación de Ceuta y Melilla es diferente, ya que se trata de dos casos "especialmente sensibles", en los que no obstante han logrado reducir a la mitad la inmigración irregular en los últimos años.

"La lucha contra la inmigración irregular es un objetivo irrenunciable", ha recalcado el ministro, que ha subrayado los frutos de la colaboración internacional con países como Marruecos, Argel, Senegal y Mali, las repatriaciones de inmigrantes sin papeles, la persecución de las mafias que trafican con personas, el control y vigilancia del perímetro marítimo-terrestre y los controles aeroportuarios contra los falsos turistas.

El ministro ha resaltado que la inmigración supone "una gran oportunidad para todos", aunque ha advertido que para que sea una "apuesta segura en paz y libertad" debe ser "legal y ordenada".

Por este motivo, ha defendido que el Gobierno tenga como una de sus prioridades la lucha contra la inmigración ilegal, especialmente contra las organizaciones criminales que trafican con seres humanos, tanto para hacer cumplir su obligación ante los socios europeos para proteger la frontera exterior, como para defender a la inmigración legal.

"Luchar contra la inmigración ilegal es la mejor manera de defender a la inmensa mayoría de inmigrantes que están en España legalmente", ha subrayado el ministro, que considera una "injusticia" tratar por igual a la inmigración ilegal con la legal, ya que son "realidades distintas".

Según el ministro, España se había convertido en los últimos años en un país receptor de inmigrantes, hasta el punto de que en la década 2000-2010 llegaron al país 5 millones de inmigrantes, una cifra que no tiene "parangón" en la historia, aunque en 2010 la tendencia se empezó a revertir y el pasado año ya hubo un flujo negativo de 417.000 personas, según datos del INE.

En su intervención, el ministro ha insistido en que la llegada legal de los inmigrantes es la única manera de poder "conjugar" de manera efectiva "la defensa de los derechos de los inmigrantes con los de una sociedad abierta y plural y tolerante como son la española y la catalana".

Por su parte, la líder del PPC, Alicia Sánchez Camacho, ha señalado que la inmigración es "una oportunidad para la sociedad catalana si se hacen las cosas de manera correcta, porque la nuestra siempre ha sido una sociedad de acogida, pero también es hora de analizar qué ha funcionado y que no en las políticas de inmigración", ha dicho.

"Somos defensores de la inmigración legal, ordenada, seremos un partido firme que luchará por la inmigración regular, mientras algunos hablan de papeles para todos y de fronteras abiertas a todos", ha añadido.

La líder del PPC ha asegurado también que se establecerán medidas "para que primero sean los de casa en prestaciones sociales complementarias, los que estén empadronados". EFE.

Mostrar comentarios