Viernes, 15.12.2017 - 01:37 h

Recogen firmas de apoyo al director del colegio Juan Pablo II de Alcorcón sancionado tras criticar la ley LGTBI

La Fundación católica Educatio Servanda, que sustenta el colegio Juan Pablo II de Alcorcón, ha recogido ya 1.913 firmas de apoyo al director del colegio, Carlos Martínez, que en una carta remitida a los padres del centro comparó la ley LGTB aprobada por la Asamblea de Madrid con el "fanatismo terrorista".

En una carta trasladada a los padres de los niños del centro, el director del centro comparaba la ideología que sustenta la Ley LGTB con "el fanatismo terrorista". En la misiva se definía la norma como "Ley de Ideología de Género" y se tildaba de "absurda".

Tras una investigación, la Inspección Educativa determinó que la carta no suponía una vulneración de la LOE, la LODE o la ley de colegios privados. Sin embargo, posteriormente fue multado con mil euros en virtud de la ley contra la 'LGTBfobia' de la Comunidad, decisión que el director ha recurrido.

La web de los gestores del centro relata lo sucedido en septiembre señalando que en la carta se criticaba la "Ley de ideología de género" y expone que con ella advertía a las familias de una ley que "podía acabar afectando a la educación de sus hijos".

Según señala, tras la misiva "el colectivo LGTBI salió en tromba a pedir la retirada del concierto del colegio y la imputación del director", pero la Consejería de Educación y la Fiscalía archivaron el tema.

Sin embargo, continua la Fundación Educatio Servanda, la nueva ley aprobada "prevé sanciones a quienes piensen diferente mediante la Consejería de Políticas Sociales y Familia y ésta ha terminado multando al director con mil euros".

Educatio Servanda asegura que ni en el Colegio, ni en la Fundación que lo sustenta "en absoluto" se discrimina; sino que piensan que lo sucedido es "un problema de ataque a la libertad de opinión y de expresión amparadas por la Constitución".

A este respecto, aseveran que "siempre" han defendido las libertades de las personas y por eso se sienten "libres de opinar y de elegir" la educación que quieren para sus hijos.

En la carta, que ya han firmado 1.913 personas, se apoya al director ante lo que se considera un "ataque a su libertad de expresión y de pensamiento" y se expone que el director hizo "lo que debía" advirtiendo de "los peligros de esta nueva ley". De hecho, agradecen su "valentía de recurrir la sanción".

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios