Lunes, 15.10.2018 - 17:52 h

Día de la mujer. 10 frases suecas que explican por qué allí triunfa la igualdad

Millones de mujeres en el mundo sueñan con un ambiente laboral que se parezca, al menos un poco, a un estilo sueco.

Las suecas y los suecos disponen de muchas facilidades para conciliar su familia y su profesión.
Las suecas y los suecos disponen de muchas facilidades para conciliar su familia y su profesión.

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que se celebra el 8 de marzo, es un buen momento para mirar a los países con los mejores índices de igualdad del mundo. Las mujeres pueden allí realizarse personal y profesionalmente, sin tener que sortear los obstáculos habituales en otras partes del globo. ¿Cómo lo han conseguido?

La edición inglesa del periódico The Local explica las claves en un artículo titulado: “Las diez frases que sólo vas a oír si trabajas en Suecia”. En ella explican las características más sobresalientes del sistema de trabajo sueco. El cuidado de la familia, sobre todo de los más pequeños, no es incompatible con el desarrollo profesional. De ahí que Suecia haya conseguido ser uno de los países donde más mujeres progresan en sus trabajos.

1. “No me llames después de las 15.30, porque estoy recogiendo a los niños”

Los padres suecos y las madres suecas pueden tranquilamente salir de la oficina a mediodía para recoger a sus niños del colegio sin que nadie les dirija una mirada acusadora. A diferencia de España, donde las guarderías suponen un coste importante en la economía familiar, Suecia las tiene subvencionadas. Esto permite que la carrera profesional de muchas mujeres no se vea truncada por el cuidado de los hijos.

2. “Estoy de permiso de paternidad durante seis meses”

El permiso de paternidad se extiende por 480 días. Cada uno de los progenitores se reserva 60 días exclusivos. El resto puede ser compartido por la pareja en cualquier momento hasta que el niño cumpla ocho años. Si uno de los padres decide no disfrutar de los días que le corresponden, no puede traspasarlos a la pareja. De este modo, es común ver a papás merendando con los niños antes de ir al parque. Los suecos ven bien que los padres pasen tiempo libre con los hijos. No lo ven perjudicial para su carrera profesional.

3. “¿Te importa llamarme luego? Ahora estoy tomando el fika”

Los españoles hacemos nuestra pausa para el café y los suecos, su ‘fika’ (un momento de descanso para tomar café y pastel). Los suecos incluso te lo dirán con orgullo. Aman su momento ‘fika’, aunque su empresa esté en medio de una crisis. Hasta los periodistas de The Local confiesan que no han podido hablar con consejeros delegados, políticos y oficiales de policía porque la persona al otro lado del teléfono les informó que estaban tomando el ‘fika’. Bien es cierto que la mayoría responden a las llamadas del móvil, sobre todo si les llamas antes de las 15.30.

4. “Tengo que trabajar hasta tarde: no llegaré a casa hasta las 18 horas”

El concepto de conciliación está tan metido en la mentalidad sueca que hasta los solteros se van de la oficina entre cuatro y cinco de la tarde, según la hora de entrada. No te van a ascender por estar más tiempo trabajando. Más bien tus colegas pensarán que eres un poco raro o que no tienes amigos. Bien es verdad que los móviles y las tablets hacen más frecuente que se contesten mensajes o mails fuera del horario laboral. Por otro lado, los suecos son muy colaborativos: si hay trabajo extra, no se escaquean. Se espera que todos hagan horas extras.5. “No puedo ir a trabajar mañana: tengo VAB”

5. “No puedo ir a trabajar mañana: tengo VAB”

VAB son unas iniciales que significan “Cuidado de niños”. Cualquier padre o madre sabe lo incómodo que resulta en España una enfermedad repentina de un niño: cambios de horarios, permisos, caras largas del jefe… En Suecia los padres pueden quedarse en casa cuidando de ellos y conservando el 80 por ciento de su salario. Tanto padres como madres tienen permisos VAB. Tampoco los empleados juzgan a los padres que hacen uso de unos permisos a los que tienen derecho por ley. Una vez un ministro le dijo a un periodista de The Local: “Disculpe, pero no he podido leer los periódicos esta mañana porque mi niño tiene gripe”.

6. “¿Dónde estás de pie en este momento?”

Los lugares de trabajo suecos están muy concienciados sobre la salud de los trabajadores. De manera que tienen mesas de trabajo cuya altura se puede regular para que, en el momento que se necesite, se pueda trabajar de pie. Teniendo en cuenta que los suecos son los europeos más altos después de los alemanes, se puede uno hacer una idea de la impresión que causa entrar en una oficina cualquiera.

7. “El jefe está reunido, pero si quieres mándale un mensaje al móvil: toma nota de su número”

Los suecos son gente abierta. Dar el número de teléfono de alguien de tu oficina, incluso de tu jefe, no se considera una intromisión en la intimidad. Se puede encontrar en internet la forma de contactar prácticamente con cualquiera, incluido un responsable de empresa o una figura pública.

8. “¿Dónde está el consejero delegado? Le toca lavar platos esta semana”

Suecia tiene un concepto de la jerarquía muy distinto de otros países. Allí puedes ver al jefe limpiando la oficina, haciendo té para sus subalternos, o incluso participando en eventos deportivos. A las empresas suecas les encanta hacer actividades que impliquen a todo el grupo.

9. “Me voy a las 2pm a pasar el fin de semana a Finlandia”

Puede resultar tremendo escuchar esto a quien está acostumbrado a salir los viernes de su oficina a las 19 ó 20 horas, o incluso más tarde. Pero los suecos, y no sólo los ricos, disponen de segundas residencias para descansar. En un país de 9 millones de personas hay 700.000 casas de descanso por cualquier sitio de la península escandinava. Es una pesadilla tratar de cerrar un negocio a mediodía del viernes, pero un sueño contemplar una puesta del sol sueca desde una sauna rural.

10. “Llámame en cuatro semanas: he salido de vacaciones”

Los suecos disponen de 33 días de vacaciones, el mayor número de la Unión Europea, que tiene una media de 25,2. Es por tanto muy habitual que se tomen largos periodos de descanso. Es cuando aprovechan para viajar por el sur de Europa o descansar en sus casas de verano. De ahí que los meses de junio y julio sean extraordinariamente sosegados en este paraíso de la igualdad y el bienestar social.

Sigue @martinalgarra

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios