Viernes, 20.10.2017 - 03:36 h

Más de la mitad de los españoles renuncia a alguna actividad con su familia debido al dolor

Los españoles somos los europeos que más sufrimos dolor corporal. Espalda, cuello y lumbares son las partes del cuerpo que más nos duelen. Promovido por Voltadol, el Barómetro del Dolor no solo analiza las consecuencias físicas del dolor, sino también sus efectos en el bienestar emocional, la vida familiar, el rendimiento en el trabajo, e incluso, la economía nacional.

Más de la mitad de los españoles renuncia a alguna actividad con su familia debido al dolor

FUERTE IMPACTO EMOCIONAL

En España 3 de cada 4 personas que sufren a menudo dolor corporal o de cabeza reconocen que esta situación reduce drásticamente su calidad de vida. Mujeres, personas entre 35 y 54 años, trabajadores y padres de niños menores de 12 años son los más afectados. Este impacto también alcanza al bienestar emocional. El dolor es fuente de preocupación o ansiedad en la mayoría de quienes padecen dolor de cabeza (94%) y dolor corporal (93%). Por ello, no es de extrañar que estas personas tengan problemas para dormir y cerca de la mitad no salga de casa a causa del dolor.

"El dolor también nos impide disfrutar del deporte y de sus beneficios psicológicos. El ejercicio físico activa una serie de neurotransmisores que produce un bienestar inmediato y favorece los procesos intelectuales, como la atención, la concentración y la memoria", sostiene María Jesús Álava, directora del Centro de Psicología Álava Reyes.

LA VIDA FAMILIAR SE RESIENTE

El dolor se vive en primera persona, pero sus consecuencias llegan a toda la familia. Más de la mitad de los españoles ha renunciado a alguna actividad en familia debido al dolor corporal. Este porcentaje se incrementa entre aquellos con hijos y quienes tienen entre 35 y 54 años.

Cuando el dolor corporal o de cabeza aparece en el día a día, la paciencia es una de sus primeras víctimas. El 75% de los padres con hijos menores de 12 años tienen menos paciencia con sus hijos y más de la mitad se sienten incapaces de jugar con ellos por culpa del dolor. Además, más del 60% de los españoles ocultan a sus familias el dolor que sienten para no preocuparles.

HABLAMOS ABIERTAMENTE DEL DOLOR

Si en algo nos diferenciamos los españoles respecto al resto de europeos, es que no nos cuesta hablar abiertamente del dolor. El 59% lo hacen con el dolor corporal y el 52% con el de cabeza. Aunque lo compartimos con amigos y familiares, casi cada una de cinco personas con dolor corporal o de cabeza no hacen caso a su dolor hasta que desaparece.

Cuando llega el momento de tratar el dolor, los españoles preferimos los medicamentos sin receta para el dolor corporal y los medicamentos con receta para el dolor de cabeza.

LA ECONOMÍA TAMBIÉN DICE "AUCH"

Según el Barómetro del Dolor promovido por Voltadol, en 2016 los españoles hemos faltado al trabajo tres días, de media, a causa del dolor corporal. Las bajas laborales costaron a la economía española 5.600 millones de euros. "Estos datos demuestran que la onda expansiva del dolor impacta en todos los ámbitos de la sociedad. Desde el área de tratamiento del dolor de GSK, donde contamos con marcas líderes como Voltadol, creemos que solo entendiendo todas las facetas del dolor podemos conseguir que la innovación científica y tecnológica contribuya a tratar a las personas que lo sufren de forma habitual", afirma Helen Tomlinson, Directora General de GSK Consumer Healthcare Iberia.

El Barómetro del Dolor ha sido elaborado por Edelman Intelligence en colaboración con Voltadol, marca de medicamentos sin receta indicados para el alivio local del dolor y que contienen diclofenaco dietilamina como principio activo.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios