Sábado, 21.10.2017 - 02:08 h

La familia con una mamá: la decisión de ser madre sin pareja

Hoy en día, son muchos los hombres y mujeres que deciden ser padres solteros. Mónica Cruz o Ricky Martin son solo dos ejemplos de todos los personajes famosos que consiguieron cumplir su sueño de formar una familia sin tener una pareja al lado.

Pero estos son solo unos casos entre miles que existen. Muchas mujeres anónimas toman la determinación de ser madre sin pareja. Esta es la situación de Conchi que decidió con 40 años que era el momento de ser madre. La pareja adecuada para tener hijos no había llegado, pero su deseo de ser madre estaba intacto.

Había tomado la decisión que le había estado rondando en la cabeza durante mucho tiempo acudir a un centro de reproducción asistida. La elección del centro fue muy fácil porque Instituto Bernabeu era un referente para ella. Una vez que tomó la decisión su duda fue si lograría ser madre, porque con su edad, sabía que podría tener problemas. El camino no fue fácil, pero su ilusión y tenacidad lograron lo que tanto ansiaba, el embarazo.

VÍDEO: https://www.youtube.com/watch?v=YVwLbjIsKJI

"Instituto Bernabeu siempre fue un referente para mí. Desde que era jovencita siempre me gustó el tema de la reproducción, el misterio de la vida", contaba Conchi. "Instituto Bernabeu encabezado por el doctor Bernabeu tiene un equipo de profesionales muy grandes, ya no sólo profesionales sino humanos. Desde el primer momento que aparecí por la puerta se convirtieron para siempre en parte de mi familia y de mis hijos".

Confiesa que ser madre sin pareja "fue una decisión muy meditada, muy pensada puesto que vengo de una familia muy tradicional". Y reconoce que por las convenciones sociales "parece que tienes que ser mamá cuando tienes una pareja. Tras un largo camino de altos y bajos no llegaba la persona adecuada para compartir unos hijos. Te metes en una edad, en mi caso eran los 40. Pedí cita y empecé el proceso", resume Conchi, que destaca que a la parte científica fundamental se le une otra tan esencial como la humana: "Necesitas un acompañamiento humano y que te comprendan desde el primer momento. Tienes ese deseo, vienes y lo quieres exteriorizar y piensas que te van a mirar diciendo ¿dónde va esta chica? Pero me sentí acogida desde el primer momento. Fue muy fácil porque hubo mucho cariño y mucho esfuerzo para que esto saliera muy bien".

Uno de los días más felices de su vida fue en el que el doctor Bernabeu le confirmó su embarazo. Y lo siguiente fue que ¡venían dos criaturas! Compartió de inmediato la felicidad con su familia a la que no le había dicho que estaba sometiéndose a un tratamiento de fecundación in vitro (FIV) para evitarles el mal trago si no salía bien.

"Es el milagro de la vida, pero sobre todo, es el resultado de un trabajo muy bien hecho. Cuando vi que estaban sanos, que eran preciosos, no me lo podía creer. Me tenía que pellizcar para decir, ¡son míos! Los he tenido dentro de mí, ahora están a mi lado", comenta emocionada. A sus hijos que ya tienen 5 años les dice que son un equipo. Explica que, cuando los niños empezaron a darse cuenta de que sus amigos tenían papá y ellos no, se empezaron a hacer preguntas. Que si estaba de viaje, que si se había muerto, que dónde estaba el papá. "Sencillamente les dije: Hay familias que tienen papás y mamás, otras que sólo tienen una mamá o un papá. Y vosotros sólo tenéis una mamá y los tres somos una familia". Está muy orgullosa de la respuesta de sus hijos. "Cuando les dicen: No tienes papá, ellos contestan: Yo tengo una superhéroemamá".

"Fue un milagro de la vida y de la ciencia. Dicen que los hijos se tienen que concebir con el amor de la pareja, pero mis hijos están hechos con mucho amor, mío hacia ellos y de todas las personas que han hecho posible que este sueño se hiciera realidad", concluye la madre agradecida al doctor Bernabeu por haber hecho posible su sueño.

Ahora en portada

Comentarios